buscar noticiasbuscar noticias

Reflotan parcialmente el Ever Given, que sigue varado

Los ingenieros lograron "reflotar parcialmente" el lunes el enorme buque carguero que sigue bloqueando el tráfico en el Canal de Suez, según dijo una empresa que presta servicios al canal sin dar más detalles sobre cuándo se liberaría el barco

SUEZ, Egipto

Imágenes por satélite de MarineTraffic.com mostraban que la proa del barco, que se había clavado de lleno en el lado este del canal, se había separado un poco del lateral del canal, aunque continuaba bloqueado. La popa se había desplazado hasta el centro del canal, según los datos de satélite.

Reflotan parcialmente el Ever Given, que sigue varado

Aunque era el progreso más significativo hasta ahora, el equipo de salvamento pidió prudencia porque aún quedaban obstáculos que salvar.

No celebren antes de tiempo", dijo a la emisora holandesa NPO Radio 1 Peter Berdowski, director general de Boskalis, la firma de rescates contratada para sacar al Ever Given.

El carguero se quedó atorado hace casi una semana en el crucial paso marítimo, creando un enorme atasco de tráfico. El bloqueo ha costado unos 9.000 millones de dólares diarios al comercio global y presionado unas cadenas de suministro ya castigadas por la pandemia del coronavirus.

Al menos 367 embarcaciones, que llevaban desde petróleo a ganado, seguían esperando para pasar por el canal, mientras docenas más tomaban la ruta alternativa en torno al Cabo de Buena Esperanza, en el extremo sur de África, lo que añadía unas dos semanas de viaje y amenazaba con causar retrasos en las entregas.

El bloqueo ya le ha costado a Egipto unos 95 millones de dólares en ingresos, según la firma de datos Refinitiv. Si el barco se libera en los próximos días, se tardarían al menos 10 días en volver a la normalidad tras la acumulación de barcos para cruzar el canal, añadió Refinitiv.

La liberación parcial del buque se produjo tras grandes esfuerzos por desplazar la embarcación con 10 remolcadoras que aprovecharon la pleamar de las mareas vivas, explicó Leth Agencies, que subió el nivel del agua en el canal y las esperanzas de lograr un avance. En medios sociales circulaban videos que parecían mostrar cómo las remolcadoras en el canal hacían sonar sus sirenas en celebración cuando lograron apartar al Ever Given de la orilla.

El presidente de Egipto, Abdul Fatá el-Sisi, hizo sus primeros comentarios sobre el tema al escribir en Facebook que "los egipcios han tenido éxito en poner fin a la crisis" pese a la "enorme complejidad técnica".

Sin embargo, el equipo de rescate indicó que la proa seguía atorada en la arcilla arenosa en el lateral del canal.

"Las buenas noticias son que la popa está libre, pero eso nos parecía la parte más sencilla del trabajo", dijo Berdowski. Lo más difícil sigue siendo la proa, señaló, explicando que los trabajadores tendrían problemas para mover el barco, cargado y con un peso de 220.000 toneladas, sobre la arcilla en el lateral del canal.

Un miembro de Shoei Kisen Kaisha Ltd., la compañía propietaria del Ever Given, confirmó que se había movido ligeramente la proa del buque, pero advirtió que el casco aún toca con el fondo. El empleado habló bajo condición de anonimato debido a la sensibilidad del asunto.

Un periodista de Associated Press pudo ver el lunes por la mañana que la posición del barco había cambiado, y ahora se veía todo el costado del barco donde antes sólo se distinguía la popa.

El teniente general Osama Rabei, responsable de la Autoridad del Canal de Suez, confirmó que se había reflotado en parte el barco tras las maniobras. Los trabajadores habían alineado casi por completo el buque y la popa se había desplazado 102 metros (335 pies) alejándose de la orilla del canal.

El precio del barril de petróleo Brent de referencia cayó un 2%, a poco más de 63 dólares, tras conocerse los avances.

Los equipos de rescate reanudaron con la marea alta de las 11:30, hora local, sus esfuerzos por arrastrar el barco al centro del canal y hacia el Gran Lago Amargo, un amplio cuerpo de agua entre el norte y el sur del Canal donde el carguero pasaría una revisión técnica, indicó Rabei.

La televisora egipcia afín al gobierno CBC Extra News emitió imágenes en directo de cinco remolcadoras que trataban de apartar el barco de la orilla. Las previsiones meteorológicas apuntaban a fuertes vientos en la zona, con ráfagas de hasta 32 kilómetros (20 millas) por hora.

Durante la noche, varios barcos habían dragado hasta 27.000 metros cúbicos de lodo y arena alrededor del barco. Otra potente remolcadora, la Carlo Magno, llegó el lunes al lugar para sumarse a los esfuerzos.

Aunque el buque es vulnerable a sufrir daños en su posición actual, Shoei Kisen Kaisha Ltd., la firma propietaria del Ever Given, restó importancia a esas preocupaciones y señaló el lunes que el motor del barco es funcional y podrá completar su ruta con normalidad cuando sea liberado. No estaba claro si el carguero, con bandera panameña y de propiedad japonesa y que transporta mercancías entre Asia y Europa, se dirigiría a su destino original de Rotterdam o si tendría que detenerse en otro puerto para hacer reparaciones.

Los propietarios y operadores del Ever Given no respondieron en un primer momento a peticiones de comentarios sobre los progresos del lunes.

Los operadores navieros no dieron un plazo estimado para reabrir el canal, por donde pasa el 10% del comercio global, incluido el 7% del petróleo del mundo. Unos 19.000 barcos pasaron por allí el año pasado, según las autoridades del canal.

Millones de barriles de crudo y gas natural licuado pasan por la arteria desde el Golfo Pérsico a Europa y Norteamérica. También pasan por Suez los productos hechos en China que se envía a Europa, como ropa, muebles y productos básicos de supermercado. La alternativa es tomar un desvío de 5.000 kilómetros (3.100 millas) por el Cabo de Buena Esperanza.

El bloqueo sin precedentes ha amenazado con afectar a las entregas de gas y petróleo a Europa desde Oriente Medio y planteado el temor a largas demoras, desabastecimiento de productos y costes adicionales para los consumidores.

Las autoridades del canal se han esforzado por liberar el buque con remolcadoras y dragando el canal, pese a que los analistas advertían que el barco, de 400 metros de eslora y con un peso de 220.000 toneladas, podría ser demasiado pesado para ello. Mientras se cierra la ventana de las grandes mareas provocadas por la Luna esta semana, crece el temor a que las autoridades se vean obligadas a aligerar el carguero retirando sus 20.000 contenedores, una operación compleja que requeriría equipamiento que no hay en Egipto. Eso podría tomar días o semanas.

El próximo paso de los equipos de rescate era dragar bajo la proa del barco con chorros de agua de alta presión para liberar el barco de la arcilla, dijo Berdowski.

"Si eso no funciona, entonces al final habrá que retirar peso, y eso sólo puede hacerse retirando contenedores de la parte delantera", dijo. "Pero ése es un proceso que tomará tiempo".


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD