buscar noticiasbuscar noticias

Reabren instalación para niños migrantes

El Departamento de Salud dijo que las instalaciones incluyen algunos cambios implementados por pandemia de coronavirus

McAllen, TX.

El gobierno del presidente estadounidense Joe Biden ha reabierto una instalación para albergar a hasta 700 adolescentes migrantes luego de que cruzan la frontera entre Estados Unidos y México sin compañía de alguno de sus padres, lo que representa una señal de la creciente preocupación sobre el trato que reciben los menores bajo custodia del gobierno. 

Reabren instalación para niños migrantes

El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS por sus siglas en inglés) informó el lunes que los primeros adolescentes llegaron a la instalación ubicada en Carrizo Springs, Texas, que hace dos años fue convertida en un centro de detención durante el gobierno de Donald Trump. La instalación ha estado cerrada desde julio de 2019. 

Hace dos años, Carrizo Springs tenía una carpa de gran tamaño que funcionaba como comedor y zona de asambleas, mientras que los menores eran albergados en dormitorios con literas y mesas. La reapertura de la instalación incluye algunos cambios implementados por la pandemia de coronavirus

El HHS opera instalaciones de alojamiento a largo plazo para niños migrantes que son detenidos por la Patrulla Fronteriza. Sus 7.100 camas están ocupadas casi por completo, lo que provocó que la agencia reabriera la instalación de Carrizo Springs. En tanto, unos 700 menores se encuentran bajo custodia de la Patrulla Fronteriza, que ha reabierto una instalación en el sur de Texas y en general mantiene detenidos a los inmigrantes en estaciones que no están equipadas para albergar niños. 

El Centro de Procesamiento de la Patrulla Fronteriza en McAllen —de donde surgieron las imágenes que mostraban a migrantes detenidos, y fueron compartidas en todo el mundo cuando el gobierno de Trump separó a las familias en la frontera— está cerrada por remodelaciones, durante las cuales se retirarán unas enormes jaulas hechas con malla metálica. 

Durante el gobierno de Trump, los demócratas criticaron fuertemente instalaciones como la de Carrizo Springs y otras ubicadas en Tornillo, Texas, y Homestead, Florida, por su alto costo —un estimado de 775 dólares por niño al día— y por los riesgos de detener a niños migrantes en campamentos que no están sujetos a los mismos requisitos que las instalaciones habituales. 

El HHS dijo que abrir la instalación de Carrizo Springs proporcionará las camas necesarias para retirar a los menores de las estaciones de la Patrulla Fronteriza y, eventualmente, colocarlos con patrocinadores. 

imagen-cuerpo

En esta fotografía del 9 de julio de 2019, un trabajador ajusta unas literas en el centro de detención para niños migrantes.


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD