Noticias

Por desabasto de gasolina, contaminación bajó a niveles de hace 20 años: Greenpeace

La falta de combustible y la dinámica laboral obligó a miles de conductores a dejar sus autos en casa y utilizar el transporte público para ir a sus centros de trabajo

  • Por: Proceso
  • 27 / Marzo / 2019 - 06:42 p.m.
  • COMPARTIR
Por desabasto de gasolina, contaminación bajó a niveles de hace 20 años: Greenpeace

Foto: Proceso.

CIUDAD DE MÉXICO.- Aunque provocó molestia en miles de automovilistas, el desabasto de gasolina a principios de enero pasado por el "combate al huachicoleo" también generó días más limpios, pues el 80% de éstos estuvo por debajo de los límites máximos de contaminación establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en los últimos 20 años.

Según el reporte "La verdadera consecuencia del desabasto de gasolina", elaborado para Greenpeace México por Jorge García Franco, licenciado en Ciencias de la Tierra por la UNAM, maestro en Investigación Climática y Ciencias Atmosféricas por la Universidad de Leeds en Reino Unido y alumno de doctorado en el departamento de Física de la Universidad de Oxford, durante el periodo del desabasto -del 8 al 26 de enero pasados- se observó una "notable disminución" en 5 contaminantes principales: óxidos de nitrógeno NOx (NO+NO2), monóxido de carbono (CO) y material particulado menor a 2.5 y 10 micrómetros (PM2.5 y PM10 ).

El estudio fue realizado a partir de la revisión estadística de las concentraciones de contaminantes en 18 estaciones del Sistema de Monitoreo Atmosférico de la Ciudad de México de los últimos 20 años.

Y es que, apenas iniciaba el 2019, el presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó acciones a nivel federal para combatir el robo de combustible, mejor conocido como "huachicoleo", principalmente en la zona centro del país.

Las medidas interrumpieron el sistema de distribución del líquido en pipas hacia la Ciudad de México lo que, en pocas horas, generó largas filas de autos afuera de las gasolinerías en espera de llenar los tanques. Hubo quienes esperaron más de un día.

La falta de combustible y la dinámica laboral obligó a miles de conductores a dejar sus autos en casa y utilizar el transporte público para ir a sus centros de trabajo. El Metro y el Metrobús, en ciudades metropolitanas tuvieron incrementos de hasta 7% en el número de usuarios.

Aquella fue la primera situación de crisis en la capital para el gobierno federal, pero especialmente, para la administración de Claudia Sheinbaum. De hecho, la Secretaría de Seguridad Ciudadana tuvo que ordenar un operativo para garantizar el orden y la seguridad en las estaciones de servicio y evitar riñas entre los conductores. Además, destinó patrullas para escoltar a las pipas y asegurar que llegaran a salvo a surtir las gasolineras.


DEJA TU COMENTARIO
EL MAÑANA RECOMIENDA