buscar noticiasbuscar noticias

Política de incertidumbre ante el Covid-19

La llegada del coronavirus al país eleva el riesgo de una recesión económica, sobre todo porque las autoridades hacendarias y el sector financiero carecen de un plan de contingencias para enfrentarlo, lo mismo que el sector salud. Por lo pronto, la semana pasada se observaron los primeros embates: un desplome en el Índice de Precios y Cotizaciones y la caída del peso… Y los daños pueden extenderse al sector manufacturero

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– Sumida en su parálisis, la economía mexicana se enfrenta a un “territorio desconocido” –como lo llamó el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León– con el contagio del coronavirus, que ya llegó al país. Las autoridades del sector salud carecen de un plan de contingencias para evitar que la actividad económica y las finanzas públicas sufran una merma aún mayor.

La semana pasada la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y el peso tuvieron su peor momento en lo que va del año. El Índice de Precios y Cotizaciones cerró con un desplome semanal de 7.76% con un total de 41 mil 324 puntos, un descenso no visto desde la crisis financiera de 2008.

Política de incertidumbre ante el Covid-19

La divisa nacional se fue en picada con un retroceso acumulado de 5.28%, de forma que el tipo de cambio se acercó a los 20 pesos por dólar en ventanillas bancarias, luego de que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador confirmó el primer caso de Covid-19.

Así, el peso acumuló siete jornadas consecutivas en caída libre frente al dólar estadunidense y fue una de las monedas emergentes más afectadas por la incertidumbre, igual que el rand sudafricano y el real brasileño.

“El peso es la moneda más liquida de toda Latinoamérica, funciona como un amortiguador para la economía mexicana y es la que resiente los choques externos como el coronavirus. De alguna manera, el hecho de que el tipo de cambio suba, evita que se vea reflejado en la economía real. Si tuviéramos, como en otros años, un régimen cambiario por banda, entonces el Banxico tendría que estar inyectando dólares, lo cual bajaría las reservas y haría más frágil a la economía mexicana”, explica a Proceso Gabriela Siller, directora de Análisis Económico-Financiero del Banco BASE.

El coronavirus es “definitivamente” una amenazar real para la actividad económica del país, sostiene la analista. Y añade:

“La economía mexicana está muy vulnerable sobre todo por el estancamiento económico que vivimos el año pasado. Si el virus se extiende en Estados Unidos y México, podría llevar a la economía a una recesión. En el primer trimestre sí nos vamos a ver afectados por el coronavirus”.

Mientras el coronavirus se propagaba con velocidad en el mundo, el Banxico metió tijera al pronóstico de crecimiento del Producto Interno Bruto nacional para el presente año de un rango ubicado entre 0.8% y 1.8% a uno situado entre 0.5% y 1.5%.

La llegada del coronavirus al país eleva el riesgo de una recesión económica, sobre todo porque las autoridades hacendarias y el sector financiero carecen de un plan de contingencias para enfrentarlo, lo mismo que el sector salud. Por lo pronto, la semana pasada se observaron los primeros embates: un desplome en el Índice de Precios y Cotizaciones y la caída del peso… Y los daños pueden extenderse al sector manufacturero.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– Sumida en su parálisis, la economía mexicana se enfrenta a un “territorio desconocido” –como lo llamó el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León– con el contagio del coronavirus, que ya llegó al país. Las autoridades del sector salud carecen de un plan de contingencias para evitar que la actividad económica y las finanzas públicas sufran una merma aún mayor.

La semana pasada la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y el peso tuvieron su peor momento en lo que va del año. El Índice de Precios y Cotizaciones cerró con un desplome semanal de 7.76% con un total de 41 mil 324 puntos, un descenso no visto desde la crisis financiera de 2008.

La divisa nacional se fue en picada con un retroceso acumulado de 5.28%, de forma que el tipo de cambio se acercó a los 20 pesos por dólar en ventanillas bancarias, luego de que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador confirmó el primer caso de Covid-19.

Así, el peso acumuló siete jornadas consecutivas en caída libre frente al dólar estadunidense y fue una de las monedas emergentes más afectadas por la incertidumbre, igual que el rand sudafricano y el real brasileño.

“El peso es la moneda más liquida de toda Latinoamérica, funciona como un amortiguador para la economía mexicana y es la que resiente los choques externos como el coronavirus. De alguna manera, el hecho de que el tipo de cambio suba, evita que se vea reflejado en la economía real. Si tuviéramos, como en otros años, un régimen cambiario por banda, entonces el Banxico tendría que estar inyectando dólares, lo cual bajaría las reservas y haría más frágil a la economía mexicana”, explica a Proceso Gabriela Siller, directora de Análisis Económico-Financiero del Banco BASE.

El coronavirus es “definitivamente” una amenazar real para la actividad económica del país, sostiene la analista. Y añade:

“La economía mexicana está muy vulnerable sobre todo por el estancamiento económico que vivimos el año pasado. Si el virus se extiende en Estados Unidos y México, podría llevar a la economía a una recesión. En el primer trimestre sí nos vamos a ver afectados por el coronavirus”.

Mientras el coronavirus se propagaba con velocidad en el mundo, el Banxico metió tijera al pronóstico de crecimiento del Producto Interno Bruto nacional para el presente año de un rango ubicado entre 0.8% y 1.8% a uno situado entre 0.5% y 1.5%.

“Cabe señalar que existe un alto grado de incertidumbre alrededor de estas perspectivas, toda vez que se considera que la economía mexicana continuará enfrentando un entorno complejo… Sobresale la incertidumbre relacionada con los efectos que el brote de coronavirus pudiera tener en la actividad económica”, explicó el banco central en su más reciente Reporte Trimestral de Inflación, publicado el pasado 26 de febrero.

En el mismo sentido, la agencia calificadora HR Ratings redujo su previsión de crecimiento, en gran parte por el efecto del coronavirus. Para 2020, aseguró la firma, la economía no crecerá más de 0.64%.

“También ajustamos a la baja el pronóstico para el primer trimestre de 2020, ya que consideramos que la debilidad del sector manufacturero podría extenderse hasta dicho periodo como consecuencia del impacto del coronavirus en las cadenas productivas a nivel global”.


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD