Deportes

Pau López deja el Espanyol

La renovación del portero catalán se encalló el verano pasado, después de que el club quisiera venderlo a la carta.

  • Por: El País
  • 16 / Mayo / 2018 - 02:00 p.m.
  • COMPARTIR
Pau López deja el Espanyol


A mediados de noviembre del año pasado la renovación de Pau López (Girona, 23 años) ya era casi una cuestión de estado en el Espanyol. El meta catalán, cuyo contrato expira en poco más de un mes, hacía meses que se había ganado la titularidad y en las decisiones de Quique Sánchez Flores no pesaban los ceros de más que Diego López, teóricamente el primer portero y uno de los hombres mejor pagados de la plantilla blanquiazul, tenía en su nómina. Ni siquiera le afectaban lo más mínimo al técnico las declaraciones del entonces secretario técnico, Jordi Lardín, que se decía dispuesto a hacer un esfuerzo por prolongar el contrato con el portero, pero no "una locura". Y añadía: "Si Pau decide no renovar, tiene que pesar la opinión del club. No vamos a perder el tiempo". El entrenador, respondía: "La dirección deportiva se puede expresar como quiera. Tenemos clara la situación de Pau". Y contestaba también con la alineación. Como el lunes que siguió a aquel cruce de declaraciones. En Cornellà-El Prat, ante un Valencia que le endosó dos goles.


Este miércoles, sin embargo, ha sido el propio jugador el que ha explicado que fue él quien se cansó de perder el tiempo. Que esperó demasiado, a su parecer. Y que dejará el Espanyol a final de curso porque en este tiempo no se ha sentido valorado. "No es un tema de dinero, de ser así hubiera ido a otro sitio. Era cosa de sentimiento, de sentirse valorado", apuntó. Según él mismo desveló, el Espanyol no aceptó el verano pasado una oferta del Tottenham, el club al que había sido cedido la temporada anterior. Le dijeron que le querían en el equipo, pero luego, a finales de agosto, le animaron a aceptar una oferta del Brighton similar a la del club londinense. "No me molesta que me quisieran vender, pero sí que primero dijeran una cosa y después, otra", indicaba.

A mediados de noviembre del año pasado la renovación de Pau López (Girona, 23 años) ya era casi una cuestión de estado en el Espanyol. El meta catalán, cuyo contrato expira en poco más de un mes, hacía meses que se había ganado la titularidad y en las decisiones de Quique Sánchez Flores no pesaban los ceros de más que Diego López, teóricamente el primer portero y uno de los hombres mejor pagados de la plantilla blanquiazul, tenía en su nómina. Ni siquiera le afectaban lo más mínimo al técnico las declaraciones del entonces secretario técnico, Jordi Lardín, que se decía dispuesto a hacer un esfuerzo por prolongar el contrato con el portero, pero no "una locura". Y añadía: "Si Pau decide no renovar, tiene que pesar la opinión del club. No vamos a perder el tiempo".El entrenador, respondía: "La dirección deportiva se puede expresar como quiera. Tenemos clara la situación de Pau". Y contestaba también con la alineación. Como el lunes que siguió a aquel cruce de declaraciones. En Cornellà-El Prat, ante un Valencia que le endosó dos goles.

Este miércoles, sin embargo, ha sido el propio jugador el que ha explicado que fue él quien se cansó de perder el tiempo. Que esperó demasiado, a su parecer. Y que dejará el Espanyol a final de curso porque en este tiempo no se ha sentido valorado.

"No es un tema de dinero, de ser así hubiera ido a otro sitio. Era cosa de sentimiento, de sentirse valorado", apuntó. Según él mismo desveló, el Espanyol no aceptó el verano pasado una oferta del Tottenham, el club al que había sido cedido la temporada anterior. Le dijeron que le querían en el equipo, pero luego, a finales de agosto, le animaron a aceptar una oferta del Brighton similar a la del club londinense. "No me molesta que me quisieran vender, pero sí que primero dijeran una cosa y después, otra", indicaba.

Su mujer estaba embarazada y Diego López lesionado, así que se quedó. Y aprovechó la oportunidad. "Les dije que no me quería ir; no estábamos contento con el trato, pero estábamos abiertos a una propuesta", concedía. Hizo suya la portería. Y la oferta del club llegó, pero lo hizo aquel mes de noviembre, tarde, según sus consideraciones. "Si me hubieran llamado en verano hubiera firmado por la mitad del dinero que me daban en noviembre". Y mal. "No es bonito que salgan las cantidades de los contratos que se negocian, o que una persona te amenace con renovar o irte al banquillo. Provocas lo contrario", remataba. Y no dudó en señalar al anterior director deportivo, Jordi Lardín, destituido hace un mes, por una gestión que "no ha sido correcta".

En la conferencia de prensa ofrecida este miércoles Pau López no ha querido desvelar cuál será su destino el próximo curso, aunque es probable que acabe vistiendo la camiseta del Betis. Sí ha confesado, sin embargo, que la decisión la tomó hace tiempo. Fue el 1 de febrero cuando le comunicó a Óscar Perarnau, actual director deportivo, que no seguiría en el club. "Le pedí que lo mantuviera en silencio y lo ha hecho. Si esta persona sigue aquí, el Espanyol tirará hacia adelante. Por mala suerte para mí, el cambio ha llegado tarde", remató.


DEJA TU COMENTARIO
EL MAÑANA RECOMIENDA