Escena

Para celebrar la hispanidad

Se han filmado una serie de películas con diferentes enfoques sobre el descubrimiento y conquista de América. Te presentamos la versión colombiana

  • Por: Agencia Reforma
  • 17 / Octubre / 2020 -
  • COMPARTIR
Para celebrar la hispanidad

Los conquistadores españoles siguen buscando la leyenda de El Dorado. Un legendario reino de abundantes minas de oro y de riquezas inimaginables. 

Un grupo de 300 españoles, junto a decenas de esclavos e indios, guiados por el gobernador Pedro de Ursúa (Lambert Wilson), parten descendiendo por el río Marañón. Con cada nuevo paso que dan en las inhóspitas selvas del Nuevo Mundo encuentran un nuevo peligro. Entre los españoles está Lope de Aguirre (Omero Antonutti), un aguerrido, ambicioso e inmisericorde soldado que viaja acompañado de su hija mestiza, Elvira (Inés Sastre). 

Ursúa no es un hombre popular entre la tropa; su personalidad introvertida y la atención que le dedica a su amante mestiza, Inés (Gabriela Roel), hace que cada vez más hombres se opongan a su mando. A medida que la expedición se vuelve más y más dificultosa, algunos hombres sugieren regresar al Perú, pero Ursúa se niega. Poco después, Ursúa le revela a su amigo Fernando de Guzmán (Eusebio Poncela) que está gravemente enfermo, y que encontrará El Dorado cueste lo que cueste. 

Tras llegar a un pueblo, varios de sus hombres, entre los que se encuentra Lope de Aguirre, se amotinan y asesinan a Ursúa. Hacen entonces una proclama en la que confiesan su traición y deciden nombrar nuevo jefe de la expedición al propio Guzmán. Lope de Aguirre, que no cree sus objetivos satisfechos, comienza a conspirar contra sus compañeros amotinados. Pronto encabezará a un grupo de hombres que proclaman su renuncia al rey de España, Felipe II, y declaran a Guzmán como nuevo príncipe del Perú. Guzmán, que ahora depende completamente de Aguirre, no tiene más remedio que aceptar. 

Descendiendo por el río Orinoco, Aguirre es persuadido por la antigua amante de Ursúa, Inés, que Guzmán y sus colaboradores están conspirando contra él. Tras llegar a un poblado, Aguirre elimina a los colaboradores de Guzmán y después a este mismo. Inés también será eliminada poco después por orden de Aguirre. Aguirre se autoproclama entonces príncipe de Perú, Tierra Firme y Chile, enviando además una carta al rey Felipe II en términos insultantes; en la proclama se declara la supresión de la esclavitud y la igual condición de todos los hombres en su «reino». 

Continuando el descenso por el Orinoco, Aguirre comienza a caer enfermo de fiebres y empieza a sufrir delirios. En uno de ellos se observa cómo asesina a su hija Elvira.

DEJA TU COMENTARIO
EL MAÑANA RECOMIENDA