Columnas

ATROCIDADES EN NOMBRE DE LA RELIGIÓN

  • Por: MSGR. JUAN NICOLAU
  • 30 JUNIO 2020
  • COMPARTIR
ATROCIDADES EN NOMBRE DE LA RELIGIÓN

La ciudad de Mosul, en Irak, ha generado noticias de persecución a cristianos, increíble que esto suceda en el Siglo XXI. Un grupo radical musulmán que está en contra de todo, incluso de otros musulmanes en su país, pues hacen distinción entre shiitas y sunnis, y otras ramificaciones dentro del islam que se oponen a sus acciones. 

Han destruido templos cristianos y mezquitas, incluso la tumba del profeta Jonás y otras edificaciones musulmanes que los jihadistas condenan como insultos al "verdadero" islam porque no se apegan a lo estricto y restrictivo que ellos determinan como verdadera religión, aún cuando lo que ellos pregonan con sus actos no corresponde a ninguna religión, sino más bien a una secta.

Etimológicamente hablando la palabra secta se deriva del latín, de la raíz "secare", que significa cortar, y también de "sequor" que significa seguir; entonces una secta es un grupo que se separa y aísla del mundo siguiendo las directivas de un líder.

La diferencia entre las sectas y la religión, específicamente en nuestro contexto cultural, la diferencia entre las sectas y el cristianismo o el islam, es que los que verdaderamente practican su religión buscan estar en comunión con Dios y con sus semejantes, no se aíslan del mundo, tratan de llevar la buena nueva del evangelio a través de sus actos a todo el que quiera escucharlo sin forzar a nadie a compartir sus creencias, disfruta de su libre albedrío, aún y cuando a veces se equivoca, saben que son libres para amar a Dios y sus semejantes.

En cambio el miembro de una secta vive en una prisión, sujeto a la voluntad del "líder", quien poco a poco le va nublando la razón, convenciéndolo que cualquier acto inmoral o torcido tiene justificación ante Dios, aun y cuando atente contra la moralidad y la salud física y mental de sus propias hijas.

Esta definición de sectas va mas allá de los conceptos religiosos, pues este fenómeno sectario puede darse en términos ideológicos, políticos, o hasta de estratos sociales. Por ejemplo los grupos neonazis de los cabezas rapadas (skin-heads) que se han desarrollado en Europa y que tratan de revivir los ideales racistas de Hitler, su máximo líder; o los Talibanes que escudándose en principios fundamentalistas y extremos, despojaron completamente a la mujer de cualquier derecho, relegándola a ser una propiedad exclusiva de los varones de su familia.

Hay que estar atentos porque cuando el ser humano se encuentra desmoralizado, como en esta época moderna, es fácil que caiga en las manos de falsos profetas, impostores de la verdadera fe que les prometen una vida diferente, ordenada, sin la "contaminación" del mundo, claro que olvidan decirles que deberán seguir sus ordenes y beneficiarlo a él. Pensemos que el ser humano ha nacido con el deseo de vivir, de amar, de ser amado, deseo de variedad, y sobre todo con el deseo de pertenecer, por eso si no siente que pertenece a una familia buscara a otra clase de grupos que suplan esta necesidad.

Vive un día a la vez! ... ignite the moment!...Y recuerda que Dios te ama y yo también.

Monseñor Juan Nicolau, Ph.D. STL, sacerdote jubilado de la Diócesis de Brownsville. Es psicoterapeuta familiar y consejero profesional con licencias.

Continúa leyendo otros autores

DEJA TU COMENTARIO