buscar noticiasbuscar noticias

Quintana Roo, un paraíso enfermo

Edén de mexicanos y extranjeros, Quintana Roo padece los estragos de la delincuencia organizada. En sus playas, bares y restaurantes la venta de droga, homicidios, robo y extorsión cada vez más encajan en el panorama de los cotidiano

Después de los ataques armados a bares de la avenida Kabah en Cancún, el pasado viernes 6, con saldo de cuatro muertos, el gobernador, Carlos Joaquín González, no dudó en atribuir el atentado a grupos políticos, aunque no los identificó.

Quintana Roo, un paraíso enfermo

"Se trabaja en saber y conocer cuáles fueron las razones, posiblemente hayan tenido también algún aspecto del tipo político, pero son temas mediáticos que hoy tienen que trabajarse (...) Se habla de eso, de que pudiera haber grupos políticos incluidos en las decisiones de llevar a cabo un evento como ese. Ojalá no sea así, pero se está trabajando en esa investigación", dijo Joaquín.

El epicentro de la violencia es Cancún, cabecera municipal de Benito Juárez, cuya alcaldesa con licencia, María Elena Lezama Espinosa, candidata a gobernadora por la coalición Morena-PT-Partido Verde, se ubica con una clara ventaja sobre el resto de sus contendientes, pese a que el municipio que gobernó está sumido en una crisis de seguridad pública.

En el proceso electoral también participan Laura Fernández Piña, de la coalición PAN-PRD-Confianza por Quintana Roo, y es quien ocupa el segundo lugar en las preferencias. Luego se encuentra Leslie Hendricks Rubio, hija del exgobernador Joaquín Hendricks; ella va por el PRI.

Nivardo Mena Villanueva es otro de los contendientes y está apoyado por el partido Movimiento Auténtico Social. Finalmente se encuentra el senador morenista José Luis Pech Várguez, abanderado de Movimiento Ciudadano tras el retiro de la polémica precandidatura del actor y empresario Roberto Palazuelos.

A la larga lista de actos delictivos en Cancún se suman los ocurridos cotidianamente en la Riviera Maya, que forma parte del corredor turístico más importante de México y que fue asiento de la banda internacional de estafadores encabezada por el rumano Florian Tudor.

Las pugnas entre grupos armados por el control de la distribución de drogas han traído como consecuencia homicidios, feminicidios, extorsiones, violaciones y robos, con repercusiones directas en la población y el sector empresarial.

Los ataques a los bares de la avenida Kabah apenas son una muestra de la constante de hechos violentos en el sexenio estatal a punto de concluir.

De acuerdo con el Semáforo Delictivo, durante el presente sexenio han ocurrido 3 mil 171 homicidios: mil 916 en Benito Juárez y 588 en Solidaridad, en este último se encuentra la Riviera Maya. El primer municipio concentra 60% de este tipo de casos, mientras que el segundo, 18%; las cifras colocan a Quintana Roo como el estado más violento de la península de Yucatán.

En contraste, durante la pasada administración estatal se cometieron mil 200 homicidios, registrados en las estadísticas de la Incidencia Delictiva del Fuero Común Estatal del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Es decir, hay un crecimiento de 160% del delito de más alto impacto en la entidad relacionado con ataques con armas de fuego.



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD