buscar noticiasbuscar noticias

Rusia y Ucrania avanzan en un borrador de acuerdo para frenar la guerra

Un esbozo del plan de 15 puntos, adelantado por el ‘Financial Times’, prevé la renuncia de Kiev a integrarse en la OTAN y límites a sus fuerzas armadas

Rusia y Ucrania avanzan en un borrador de acuerdo para frenar la guerra

A pesar de que la ofensiva militar sigue recrudeciéndose, la negociación entre Rusia y Ucrania parece este miércoles más cercana que el día anterior. El ministro ruso Lavrov, ha apuntado que ambos países están ahora más cerca de llegar a acuerdos en algunos compromisos, como el estatus de neutralidad de Kiev, es decir, que no entre a formar parte de la OTAN, una línea roja para Moscú. “Me guío por las evaluaciones de nuestros negociadores. Dicen que las negociaciones no son fáciles por razones obvias. Sin embargo, hay esperanzas de alcanzar a un compromiso”, ha señalado Lavrov. El ministro también ha añadido a la televisión rusa RBC que siguen quedando otras cuestiones importantes por debatir, como el uso de la lengua rusa en Ucrania y la “libertad de expresión” en la antigua república soviética.

“Hay una serie de formulaciones de los acuerdos con Ucrania sobre el estatuto de neutralidad y las garantías de seguridad que han estado a punto de lograrse”, ha sostenido Lavrov, que ha lamentado que su homólogo ucranio, Dimitro Kuleba, “no presentó nuevas ideas” durante el contacto trilateral celebrado la semana pasada en Turquía. “Tras una hora y media de encuentro y pese a que recordé en tres o cuatro ocasiones que quería escuchar algo que no estuviera en la esfera pública, no presentó nuevas ideas”. Lavrov ha considerado que Estados Unidos tiene un papel decisivo en la definición de la posición de las autoridades ucranias y ha manifestado que no están viendo por parte de ese país ningún interés por resolver “con rapidez” el “conflicto”.

Mijailo Podoliak, asesor de la Presidencia ucrania, se ha referido también al estatuto de neutralidad de su país, en unas declaraciones a Interfax Ucrania. “Entendemos el intento de nuestros socios de permanecer proactivos en el proceso de negociación. De ahí las palabras sobre el modelo de neutralidad ‘sueco’ o ‘austríaco’”, ha dicho este miércoles en alusión a esos dos países, Suecia y Austria, miembros de la UE pero no de la OTAN. “Pero Ucrania está actualmente en guerra con Rusia. Por lo tanto, el modelo solo puede ser ‘ucranio’ y solo para ‘garantías de seguridad’ verificadas legalmente. Y no hay otros modelos u opciones”, ha insistido Podoliak.

Mientras prosiguen las negociaciones, el presidente ucranio, Volodímir Zelenski, ha intervenido este miércoles por videoconferencia ante las dos Cámaras del Congreso de Estados Unidos: “Ahora os necesitamos, os pido que recordéis Pearl Harbour cuando fuisteis atacados. Recordad el 11-S”, ha reclamado a los congresistas. “Pedimos ayuda para poner fin a este terror. ¿Es demasiado pedir que cierren el cielo para salvar la vida de las personas?”, ha dicho.

El mandatario ucranio reclama desde hace días el cierre del espacio aéreo de su país, aunque, como reconoció el martes, ya ha asumido que Ucrania nunca va a formar parte de la Alianza Atlántica. Tras días de exigir, sin resultados, que la OTAN impusiera una zona de exclusión aérea sobre el país para evitar los ataques aéreos de las fuerzas invasoras de Rusia, el mandatario dijo que la ciudadanía empieza a darse cuenta de que el país depende de sí mismo y de la ayuda de sus aliados, y advirtió de que otros países pueden ser los siguientes en sufrir la agresión rusa.

Ataques en varias ciudades

En Kiev, los bombardeos este miércoles han provocado el derrumbe de un edificio residencial de 12 plantas y otro de nueve pisos, causando al menos dos heridos, según el Servicio Estatal de Emergencia ucranio. Los ataques se han repetido en la asediada Mariupol, donde las autoridades ucranias denuncian que las tropas rusas han tomado como rehenes a 400 médicos y pacientes de un hospital, así como en Zaporiyia (sureste del país) y los alrededores de Odesa (suroeste).

Durante la madrugada se han oído al menos tres fuertes explosiones en el oeste de la capital, una zona que ya había sido objetivo militar el día anterior. Hay al menos dos personas heridas y 35 han sido evacuadas del edificio de viviendas atacado, que se ha derrumbado, en una ciudad que está en pleno toque de queda y donde los ataques se centran en objetivos civiles. La bombardeada capital ucrania recibió el martes la arriesgada visita de tres jefes de Gobierno de países de la UE ?Polonia, República Checa y Eslovenia? para reunirse con Zelenski, que agradeció el gesto de apoyo. “Vuestra visita a Kiev en estos momentos difíciles para Ucrania es un claro signo de apoyo”, indicó a través de su canal oficial de Telegram, en un mensaje acompañado de un vídeo del encuentro. Los tres líderes se encuentran ya de vuelta en territorio de la UE.

Una de las ciudades más golpeadas por Rusia es Mariupol, una urbe situada en el mar Negro y que sufre una situación de catástrofe humana desde hace días. Allí, Ucrania denuncia que el Ejército ruso “ha tomado como rehenes a médicos y pacientes, y ha llevado a al menos 400 personas de las casas cercanas al sótano del hospital”, explicó este martes el comité de derechos humanos del Parlamento de Ucrania en un comunicado. La vice primera ministra, Irina Vereshchuk, ha señalado este miércoles que las tropas rusas están disparando desde allí y ha pedido la liberación de los rehenes.

Precisamente de Mariupol consiguieron escapar el día anterior unas 20.000 personas a través de los corredores humanitarios, pero “cientos de miles” permanecen en sus calles en una situación crítica. Antes de la guerra, la ciudad contaba con unos 450.000 habitantes. La urbe es una pieza clave para que Moscú enlace la península de Crimea, anexionada ilegalmente en 2014, con la zona separatista prorrusa del Donbás, al este del país.

Las fuerzas rusas han atacado objetivos civiles también este miércoles en la ciudad de Zaporiyia, en el sur del país, según ha informado en su cuenta de Telegram Oleksandr Starukh, responsable militar de la administración de la región del mismo nombre. En Zaporiyia se encuentra la central nuclear más grande de Europa, bajo control ruso tras la expulsión de las fuerzas ucranias del complejo con un ataque que puso en riesgo la seguridad de sus reactores, el pasado viernes. Según Starukh, los misiles lanzados este miércoles por las tropas rusas alcanzaron el área de la estación de tren Zaporiyia-2 y la zona donde se ubica el jardín botánico de la ciudad. Por ahora, no hay constancia de víctimas.

Esta madrugada, las fuerzas rusas lanzaron varios ataques sobre la región de Odesa, uno de los objetivos prioritarios de Putin y fundamental para consagrar su avance por el flanco sur. Moscú tiene desplegados varios buques de guerra en el mar Negro y controla la navegación de las aguas. El portavoz regional de Defensa, Serguéi Bratchuk, afirma que, tras tratar de dañar y eliminar infraestructura militar y crítica con ataques con misiles, las tropas de Putin buscan ahora con los últimos ataques prepararse para una posible ofensiva y”descubrir” e “identificar” el sistema de defensa ucranio. “El enemigo está trabajando para romper el sistema de defensa aérea. Identificarlo y luego destruirlo. Es difícil, pero aguantamos. Y, espero, que siga siendo así”, añade Bratchuk.

Mijailo Podoliak, principal asesor del presidente ucranio, ha informado, por su parte, en sus redes sociales de que el Ejército ucranio está llevando a cabo una contraofensiva contra las fuerzas rusas “en varias áreas operativas”. “Esto cambia radicalmente las posiciones de las partes”, ha agregado, sin dar más detalles.

Mientras, los jueces del Tribunal Internacional de Justicia de Naciones Unidas (TIJ) se pronuncian este miércoles sobre las medidas cautelares solicitadas por Ucrania para “detener la actividad militar rusa” en el país. Kiev pidió estas medidas urgentes pocas horas después de la invasión rusa, el pasado 24 de febrero. Ucrania alega que Moscú ha retorcido la noción de genocidio contra la población de habla rusa de la región ucrania del Donbás, situada al este del país, para justificar la agresión. El TIJ no tiene medios para obligar a Rusia que cumpla con sus decisiones. Sin embargo, la imposición de medidas cautelares contra Moscú representaría un espaldarazo a la legitimidad de la postura de Ucrania y una nueva condena internacional a la invasión ordenada por el Kremlin. Rusia no se ha presentado a las audiencias de este caso, celebradas la semana pasada en La Haya.



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD