buscar noticiasbuscar noticias

Indignación mundial por la masacre

Imágenes de cuerpos maltratados tirados al aire libre o en fosas cavadas apresuradamente provocaron llamados a sanciones más severas contra el Kremlin

El cuerpo calcinado de un hombre junto con cinco personas más, yace en Bucha.Indignación mundial por la masacre

El presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy dejó la capital, Kiev, para realizar el primer viaje reportado desde que inició la guerra hace casi seis semanas, con el propósito de ver por sí mismo lo que calificó de "genocidio" y "crímenes de guerra" en el pueblo de Bucha, escenario de algunas de las atrocidades.

"Personas muertas han sido encontradas en barriles, sótanos, estranguladas, torturadas", afirmó Zelenskyy, quien otra vez pidió a Rusia apurar las negociaciones para un acuerdo que acabe con la guerra.

Líderes europeos y el presidente del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas condenaron el derramamiento de sangre, algunos calificándolo de genocidio, y el presidente estadounidense Joe Biden dijo que el mandatario ruso Vladimir Putin debe enfrentar un juicio por crímenes de guerra.

"Este tipo es brutal y lo que sucede en Bucha es indignante", declaró Biden, quien también prometió aumentar las sanciones económicas contra Moscú.

EXPULSAN A DIPLOMÁTICOS

Por su parte, Alemania expulsó a 40 diplomáticos rusos, y Lituania también expulsó a su embajador ruso.

El ministro de Defensa ruso, Sergey Lavrov, calificó las escenas de las afueras de Kiev como una "provocación antirrusa montada". El Kremlin ha rechazado reiteradamente las atrocidades, considerándolas una farsa de parte de Ucrania.

Lavrov dijo que el alcalde de Bucha no mencionó las atrocidades un día después que las tropas rusas salieran la semana pasada, pero dos días después veintenas de cuerpos dispersos fueron fotografiados en las calles.

Recuperan 410 cuerpos

Las autoridades ucranianas aseguran haber encontrado los cuerpos de 410 civiles en localidades en torno a Kiev, que en días recientes fueron recuperadas de las fuerzas rusas.

En Bucha, al noroeste de la capital, periodistas de The Associated Press vieron 21 cadáveres, incluyendo nueve vestidos de civil que parecían haber sido ejecutados a quemarropa. Al menos dos de ellos tenían las manos atadas a la espalda, uno de ellos recibió un disparo en la cabeza y otro tenía las piernas atadas.

"Esta es una guerra de asesinatos, de mucha sangre. Están muriendo muchos civiles", enfatizó Natalia Svitlova, una refugiada de Dnipro, en el este de Ucrania, que huyó a Polonia. "No comprendo cómo es posible esto en el siglo XXI y por qué nadie puede pararlo".

imagen-cuerpo



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD