buscar noticiasbuscar noticias

Multimillonario... ¿y modesto?

Mi hogar principal es una casa con costo de alrededor de 50 mil dólares en Boca Chica, dijo la segunda persona más rica del mundo

Boca Chica, TX.

El pasado 9 de junio, Elon Musk, director general de la compañía de autos eléctricos Tesla y fundador de SpaceX, reveló en Twitter que vive en una residencia económica, sobre todo al tomar en cuenta su gran fortuna.

Su nuevo alojamiento no es una casa como tal, sino, más bien, una oficina de 50 mil dólares.Multimillonario... ¿y modesto?

“Mi hogar principal es una casa con costo de alrededor de 50 mil dólares en Boca Chica / Starbase (en Texas) que rento de SpaceX. Pero es bastante increíble”, escribió el emprendedor, la segunda persona más rica del mundo.

De acuerdo con el diario español El País, esta vivienda, de 37 metros cuadrados, fue alquilada de Boxabl, una compañía que prefabrica casas y las puede montar en un solo día. Y aunque hasta el momento sólo ha erigido tres residencias, la empresa ya tiene una lista de espera con alrededor de 47 mil personas.

“La misión de Boxabl es reducir significativamente para todos el costo de tener una vivienda. (Nuestras construcciones están) obsesivamente diseñadas para mantener los más altos estándares de calidad, resistencia y sostenibilidad”, dice la compañía en su sitio web.

Desde mayo del año pasado, Musk había anunciado que pondría a la venta varias de sus posesiones materiales, incluyendo sus casas.

Poco más de un año después, el magnate confirmó que se había deshecho de por lo menos seis de sus siete propiedades. Varias de ellas estaban localizadas en Bel Air, una exclusiva zona de Los Ángeles.

En la más reciente World’s Billionaires List, que Forbes publicó en abril, Musk fue nombrado la segunda persona más rica en el mundo, con una fortuna de aproximadamente 151 mil millones de dólares. Sólo lo superaba Jeff Bezos, fundador de Amazon, con 177 mil millones.

Y aunque algunos usuarios de redes sociales han aplaudido la supuesta moderación de Musk al gastar dinero, otros han cuestionado sus intenciones. En junio pasado, el sitio de investigación ProPublica reveló que el empresario no pagó impuestos federales sobre la renta en Estados Unidos en 2018.

También se ha puesto en duda el supuesto valor de la moderación de otros multimillonarios, como Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, quien maneja un Volkswagen GTI de transmisión manual; o de Warren Buffett, quien vive en una casa de Nebraska que compró en 1958 por menos de 32 mil dólares.

“Elogiar a la gente rica por su frugalidad es también una manera de vigilar a la gente corriente por gastar dinero en cualquier cosa que no sea de primera necesidad. El subtexto es claro: si Buffett y Zuckerberg están contentos con casas modernas y autos económicos, todos los demás deberían estarlo también”, expresó la reportera Gaby Del Valle en un artículo de 2018 para el portal web Vox.

“Para las personas adineradas, la frugalidad se percibe como una señal admirable de autocontrol; para todos los demás, es un requisito. La pregunta no es cuánto dinero tiene una persona, sino cómo lo gasta”, continuó.

Y en un artículo publicado este fin de semana en The Guardian, la columnista Arwa Mahdawi criticó que Musk sea aplaudido por haber vendido sus propiedades y sólo rentar la de Boxabl.

“Su nuevo alojamiento no es una casa como tal, sino, más bien, una oficina de 50 mil dólares. Estoy bastante segura de que él no convive con sus seis hijos en ese lugar. Es fácil abstenerse de tener posesiones cuando puedes tener lo que quieras y cuando quieras. Y aunque él técnicamente no es dueño de una casa, su compañía es propietaria del poblado de Boca Chica, donde se encuentra su vivienda”, apuntó la escritora.

ASÍ LO DIJO

“Musk quiere que pensemos que está usando su gran fortuna para salvar al mundo. Pero los multimillonarios como él son un resultado de la misma avaricia que está contribuyendo a acelerar la crisis climática. Si Musk realmente quisiera ayudar al planeta, tal vez debería pensar menos sobre su casa y más sobre sus impuestos”.

Arwa Mahdawi, columnista de The Guardian


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD