Empresarial

México, sin poder lograr autosuficiencia alimentaria

  • Por: Juan Gilberto Banda
  • 30 / Diciembre / 2018 -
  • COMPARTIR
México, sin poder lograr autosuficiencia alimentaria

gilberto.banda@elmanana.com

En México se importa el 98.2 por ciento del arroz; 55.4 por ciento del maíz; y 43 por ciento del trigo, siendo reducido de 162 millones de toneladas a 133.7 millones de toneladas la producción de 52 de los principales productos agrícolas que representan el 90 por ciento de la producción agrícola del país. 

Nuestro país, según el economista Alberto González Káram, ocupa el lugar 43 de 113 países en materia de seguridad alimentaria, siendo urgente reducir la dependencia del exterior de los principales productos agrícolas que consume nuestra población, mediante el incremento de la productividad y fijación de precios máximos  por motivos de seguridad nacional, debido que en la actualidad son muy pocos países dependientes de los principales alimentos que consume sus ciudadanos. 

Señala que el francés Jean Tirole, Premio Nobel de Economía, por sus análisis y contribuciones a la ciencia económica en materia del poder de las empresas, competencia y regulación de los distintos sectores económicos dominados por pocas empresas y la capacidad de los gobiernos para fomentar la competencia.

Los resultados de sus análisis e investigaciones aplicadas, demuestran que muchos sectores económicos están dominados por un pequeño número de grandes empresas o por un monopolio, siendo necesario regular esos mercados porque producen efectos socialmente indeseables, principalmente por sus precios más elevados que los costos o compañías poco productivas que sobreviven bloqueando la entrada de nuevos competidores.

En sus análisis e investigaciones de compañías dominantes ha generado una teoría unificada con gran influencia en cuestiones políticas clave, como el papel que deben desempeñar los gobiernos a la hora de abordar las fusiones estratégicas, cárteles económicos y regulación de los monopolios.

Los investigadores y políticos buscaban desde hace varias décadas los principios generales para aplicar a todos los sectores económicos, con reglas simples como la limitación de los precios de los monopolios o la prohibición de cooperación entre competidores.

Jean Tirole demostró teóricamente que tales reglas pueden funcionar bien bajo determinadas condiciones económicas, pero que en algunos casos pueden ser más dañinas que beneficiosas.

La fijación de precios máximos puede llevar a las empresas dominantes a reducir costos, en beneficio para la sociedad, pero también puede afectar derivado de las ganancias excesivas.

La cooperación entre empresas para fijar precios suele ser perjudicial, pero cuando se da en torno a las patentes puede ser beneficiosa, debido que la fusión estratégica de una empresa con uno de sus proveedores puede fomentar la innovación, pero también puede distorsionar la competencia.


DEJA TU COMENTARIO
EL MAÑANA RECOMIENDA