buscar noticiasbuscar noticias

Madre busca a hijo que se cree asesinado por soldados colombianos

Doris Tejada tuvo noticias de su hijo por última vez en la víspera de Año Nuevo de 2007

BUCARAMANGA, Colombia.

Óscar Alexander había dejado su casa en el centro de Colombia para viajar a una ciudad en la frontera con Venezuela para ganar dinero vendiendo ropa para ayudar a su familia después de perder su trabajo como asistente de topógrafo.

Madre busca a hijo que se cree asesinado por soldados colombianos

Cuatro años después, dijo Tejada, sintió un escalofrío de premonición mientras veía un reportaje en la televisión en el que un grupo de madres colombianas culpaba a los militares por los asesinatos de sus hijos desaparecidos.

“Lo que está pasando con sus hijos es lo mismo que nos está pasando a nosotros”, le dijo esa noche a su esposo, Darío Morales. “Dicen que es un falso positivo. No sé qué es eso ".

Más tarde, Tejada y Morales descubrieron que su hijo estaba en la lista de los "falsos positivos", víctimas de ejecuciones extrajudiciales por parte de soldados que afirmaron ser guerrilleros muertos en combate durante el conflicto interno del país, que terminó en gran medida con la desmovilización de 2016 de la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

Los militares podrían reclamar recompensas por presentar resultados - o cuerpos - en la lucha contra los grupos armados.

Los familiares de las víctimas, que supuestamente ascienden a miles, dicen que las investigaciones sobre los asesinatos de falsos positivos no avanzan como quisieran. Más de 10.700 personas están siendo investigadas en la justicia ordinaria, la mayoría militares, pero solo 1.740 de ellas han sido condenadas, según un informe de 2019 de la Fiscalía.

La oficina no respondió a las solicitudes de comentarios de The Associated Press sobre las investigaciones.

En el escándalo de los falsos positivos, como han reconocido algunos militares, hombres inocentes fueron llevados a lugares distantes mediante engaños, asesinados y luego convertidos en criminales derrotados en combate.

El caso del hijo de Tejada, Oscar, quien tenía 26 años cuando desapareció, fue admitido en la Jurisdicción Especial para la Paz, el tribunal encargado de juzgar los hechos del sangriento y prolongado conflicto interno. Se ha sumado a Madres de Soacha, grupo formado por madres, esposas y hermanas que reclaman justicia en 20 de los casos.

Las Madres fueron las primeras en denunciar las ejecuciones extrajudiciales durante la presidencia de Álvaro Uribe, que duró de 2002 a 2010. Tejada, de 70 años, es la única que no ha encontrado los restos de su hijo.

“Me siento impotente, porque ya me faltan las fuerzas porque no he podido recuperar el cuerpo de mi hijo después de 13 años y darle un entierro cristiano, como todo ser merece”, dijo entre lágrimas a la AP.


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD