buscar noticiasbuscar noticias

Temor infantil a vacuna se vence con paciencia

El personal médico ha ganado otra batalla, su experiencia les ha dado un favorable resultado

E personal de enfermería asignado a los dos módulos de vacunación anti-Covid en Reynosa, han demostrado no sólo su profesionalismo y eficiencia al realizar por primera una jornada masiva de vacunación presencial en menores, también han sabido aminorar el temor infantil, sin importar que vayan acompañados de sus padres.

La jornada de vacunación anti-Covid en Reynosa sigue con respuesta animada.Temor infantil a vacuna se vence con paciencia

El proceso inicia en la antesala de los módulos, en donde los padres y tutores entregan la papelería requerida (comprobante de folio de registro), identificación y firmar la carta de consentimiento.

Avanzan hacia el área de vacunación, al acceder los menores son invadidos de miedo, y preocupación al pasar hacía en donde se encuentra el personal con jeringa en mano. El miedo muta en terror.

El llanto en muchos de los niños inicia, algunos reforzados con gritos angustiosos: "Vámonos mama", "tengo miedo, no quiero", son algunos de las exclamaciones.

Las enfermeras inician un diálogo de calma y consuelo a los chicos; los distraen con algunas preguntas, y al atraer su atención, al menor descuido deslizan la inyección con el biológico en el pequeño brazo.

Apenas otro fuerte grito y pocas lágrimas y ha sido todo; se les coloca una pequeña cinta aislante y van junto a sus padres a la salida. Lo más difícil ha pasado ya para ellos.

Vacunados, apenas unos minutos más de espera para su evaluación y evitar alguna reacción adversa a la vacuna, finalmente ya toman la salida rumbo a sus casas, inmunizados frente a una enfermedad la Covid 19 que no da tregua y no cesa en acechar a todos.

Ganan batalla

Las enfermeras han ganado otra batalla, su experiencia les ha dado un favorable resultado, vacunar a muchos niños en forma constante y lidiar con sus temores y llanto, parece no amilanar su ánimo, despiden a los pequeños y vuelven a empuñar otra jeringa más en espera del siguiente, y así por horas y horas.

Cuando terminen la jornada de vacunación del dia, ellas serán responsables de brindar una protección inmunológica a muchos niños. Tal vez, solo tal vez ello represente una mejor expectativa en su salud y prevención ante la Pandemia.

imagen-cuerpo

  • Las enfermeras aplican su talento y psicología para lograr vacunar a todos los niños que asisten a recibir la dosis. 



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD