Reynosa

Llantos, gritos y abrazos, con el regreso a clases

Unos 120 mil alumnos volvieron a las aulas

  • Por: Sandra Tovar
  • 21 / Agosto / 2018 -
  • COMPARTIR
Llantos, gritos y abrazos, con el regreso a clases

DESESPERADO. El pequeño Ramiro se negaba a separarse de su abuelito, quien lo llevó a la escuela.

sandra.tovar@elmanana.com

Un total de 120 mil alumnos regresaron a clases en Reynosa y algunos lo hicieron, entre llanto, gritos o abrazados de sus padres para no quedarse en los planteles escolares.

Desde temprana hora, una gran cantidad de alumnos de primer ingreso, se negaban a entrar a clases, pese a la insistencia de sus padres.

Tal fue el caso de América González, una pequeñita que abrazaba a su padre y a gritos, le pedía que no la dejara con la maestra.

Sayda Martínez, madre de la menor, explicó que durante casi una semana, instruyó a su hija precisamente, para que al iniciar las clases, no llorara.

"Pues no funcionó, no se quiere quedar y eso que le dije que le iba a dar un premio y que le estuvimos diciendo siempre que la escuela le iba a gustar mucho".

Comentó que incluso, le compraron la mochila de su personaje favorito a fin de motivarla, para que dejar a su mamá, no fuera tan duro.

Ramiro Garza se negaba rotundamente a separarse de su abuelito.

Debido a que sus padres trabajan, su abuelito lo llevó a la escuela lo que se convirtió, en toda una odisea.

Ramiro lloraba amargamente pues deseaba regresar a casa.

Algunos amigos que viven por su calle, lo invitaban a entrar a la escuela para jugar y él, se mantenía aferrado de su abuelo.

Al final, su abuelito tuvo que ser firme y llevarlo de la mano al interior del salón de clase donde la maestra, lo recibió para guiarlo hasta su pupitre.

Algunos alumnos, llegaron tarde a clases y muchos de ellos, culparon a sus papás.

"Mi mamá se quedó dormida, yo estaba lista desde temprano" dijo una alumna de quinto grado, mientras su madre simplemente sonreía.

Destacó que aunque la entrada es a las 7:30, salieron de casa, alrededor de las 7:10 por lo que simplemente, no llegaron a tiempo.


Llantos, gritos y abrazos, con el regreso a clases

LLORA. América lloró durante su primer día de clases pues deseaba regresar a casa.


DEJA TU COMENTARIO
EL MAÑANA RECOMIENDA