Noticias

Jerusalén, capital de Israel: Trump

Ignora las advertencias de protestas y violencia

  • Por: AP
  • 07 / Diciembre / 2017 -
  • COMPARTIR
Jerusalén, capital de Israel: Trump

IMPOSICIÓN. Muestra el presidente Donald Trump el documento de reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel, pese a protestas.

Washington, D.C.

A pesar de las advertencias sombrías desde todo el mundo, el presidente Donald Trump el miércoles trastocó la política exterior estadounidense de las últimas décadas al reconocer a Jerusalén como la capital de Israel.

De nada sirvieron las exhortaciones apremiantes de gobiernos árabes y europeos o la amenaza de protestas y violencia contra Estados Unidos: Trump dijo que ponía fin a un enfoque que desde hace décadas no ha podido hacer progresar el proceso de paz. Por primera vez, respaldó personalmente el concepto de la “solución de dos estados” para Israel y los palestinos, siempre que ambas partes lo acepten.

“He resuelto que es hora de reconocer oficialmente a Jerusalén como la capital de Israel”, dijo en un discurso desde la Casa Blanca. Dijo que la medida venía con un “largo retraso” y beneficia los intereses de Estados Unidos. El reconocimiento, añadió, reconoce la “obviedad” de que Jerusalén es el asiento del gobierno israelí a pesar de la disputa en torno de su estatus, uno de los elementos cruciales del conflicto entre israelíes y palestinos.

“Esto es ni más ni menos el reconocimiento de la realidad”, dijo Trump.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, calificó el anuncio de “día histórico” y “paso importante hacia la paz”.

Por su parte, el presidente palestino Mahmud Abbas dijo que con su decisión, Trump “declaró que se retira” del proceso de paz.

El presidente francés Emmanuel Macron dijo que se trata de “una decisión lamentable que Francia no aprueba”. Sostuvo que “contraviene el derecho internacional y las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU”.

El estatus de Jerusalén “deberá ser determinado por israelíes y palestinos en negociaciones bajo los auspicios de las Naciones Unidas”.

Trump ordenó al Departamento de Estado iniciar el proceso de trasladar la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén como lo requiere la ley. Sin embargo, funcionarios dijeron que el traslado tomará años.

Trump aseguró que su decisión no pondría en entredicho las fronteras geográficas y políticas de la ciudad, las que serán determinadas por Israel y los palestinos.

Antes del discurso, líderes árabes y musulmanes advirtieron que el anuncio podría traer violencia.

Los aliados más estrechos de Estados Unidos en Europa pusieron en duda la prudencia de una medida que rompe drásticamente con la posición anterior de Estados Unidos de declararse neutral sobre la soberanía de la ciudad.

Jerusalén incluye el sitio más sagrado del judaísmo, así como el tercer santuario en importancia del islam e importantes sitios cristianos. En el pasado, cualquier medida en aparente perjuicio de los reclamos musulmanes sobre la ciudad ha provocado protestas en Tierra Santa y más allá.

Jerusalén, capital de Israel: Trump

Condenan decisión en Medio Oriente

>Árabes en todo el Medio Oriente advirtieron ayer que la decisión del presidente estadounidense Donald Trump de declarar a Jerusalén como la capital de Israel tendrá consecuencias desastrosas para la región.

>Pero en vista de las profundas divisiones que agobian a los árabes, era evidente que, aparte de la intensa retórica, es poco lo que los líderes locales pueden hacer al respecto.

>Los países árabes están hundidos en sus propias riñas internas y sus poblaciones están hartas de guerra. Los días en que los árabes podían realmente desafiar a Estados Unidos son cosa del pasado.

>Aparte de protestas aquí y allá o erupciones limitadas de violencia, es poco lo que los árabes pueden hacer en respuesta a la declaración de Trump.

>En medio de las guerras y pugnas internas, el tema de Jerusalén es un inusual punto de consenso entre los musulmanes. Pero hasta la declaración de Trump sirvió para exacerbar las animosidades regionales, especialmente entre la potencia suní (Arabia Saudí) y la chií (Irán).

>Políticos, activistas y gente común, desde Teherán y Ankara hasta Siria, advirtieron que la medida inflamará las pasiones entre los musulmanes de la región y sembrará la inestabilidad y el caos.


DEJA TU COMENTARIO
EL MAÑANA RECOMIENDA