buscar noticiasbuscar noticias

Investigan denuncias sobre trabajo forzoso

En el corazón de la compleja red de abasto se encuentra la desafiante tarea de determinar si los productos se crean con la labor obligada de personas potencialmente traficadas

La meta es combatir el trabajo forzoso, para garantizar que los derechos humanos de las personas no sean violados para producir productos básicos exportados a Estados Unidos.Investigan denuncias sobre trabajo forzoso

El analista de comercio internacional George Castro trabaja en la Oficina de Comercio de CBP, donde investiga denuncias sobre el uso de trabajo forzoso en la producción de productos básicos importados a los Estados Unidos a lo largo de la cadena de suministro global: el trabajo de Castro es averiguarlo y prohibir su ingreso al mercado estadounidense.

Por ello, desde el distanciamiento social hasta el antígeno y el PPE, la pandemia ha cambiado nuestro vocabulario cotidiano. Agregue a la lista otro nuevo término familiar: cadena de suministro global.

Trabaja para nivelar el campo de juego para las industrias nacionales perjudicadas por importaciones comercializadas de manera desleal y, en última instancia, para ayudar a poner fin al trabajo forzoso de personas potencialmente traficadas en todo el mundo. “El objetivo es combatir el trabajo forzoso, para garantizar que los derechos humanos de las personas [tratadas] no sean violados para producir productos básicos exportados a Estados Unidos”, dijo Castro, señala un boletín emitido por la Aduana y Protección Fronteriza.

El humanitarismo de Castro se arraigó a los 11 años como Boy Scout en su ciudad natal de Praia Grande, una pequeña ciudad costera en el estado de São Paulo, Brasil. A través de la exploración, conoció a un jefe de exploradores estadounidense y su familia de California. “En los años siguientes, mientras viajaba internacionalmente en relación con proyectos de caridad, incluida la visita a comunidades indígenas en la Amazonía, esta familia me ayudó a sembrar el deseo de estudiar en el extranjero y servir a los demás siempre que fuera posible”, dijo Castro.

En 1990, Castro se mudó a California para asistir a la universidad y se graduó con una licenciatura en negocios internacionales. Durante sus años de licenciatura, participó en varios esfuerzos humanitarios, incluida la construcción de casas en comunidades y la asistencia en la entrega de alimentos y ropa a orfanatos en California y México. Después de graduarse, regresó a Brasil para trabajar en la división internacional de una corporación estadounidense. “Esto me permitió seguir aprendiendo sobre el mundo a través de los ojos de un analista de negocios”, dijo.

Castro obtuvo una licenciatura en derecho mientras estaba en Brasil y, en 2004, regresó al país para unirse a una firma de abogados de inmigración como asistente. “La reforma migratoria de Estados Unidos fue un tema recurrente, con puntos de vista positivos y negativos sobre la inmigración dictando los enfoques políticos hacia los ciudadanos extranjeros”, dijo Castro.

La firma de Castro ofreció activamente servicios pro bono bajo la Ley de Violencia contra la Mujer para ayudar a mujeres y niños extranjeros que fueron víctimas de violencia doméstica y, en algunos casos, también víctimas de la trata de personas. Escuchó las historias de sus clientes, las interpretó para los oficiales del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS) y acompañó a los clientes a la corte de inmigración.

Durante este tiempo, Castro aprendió a apreciar el trabajo de los profesionales de USCIS y se unió a ellos en 2016, y finalmente se convirtió en un oficial de servicios de inmigración responsable de entrevistar a los solicitantes de residencia en Estados Unidos o de ciudadanía. 

Espíritu humanitario

Su última función para USCIS antes de unirse a CBP en 2020 fue como oficial de inmigración en la Dirección de Detección de Fraude y Seguridad Nacional, investigando fraudes y violaciones dentro del sistema de inmigración.

En su puesto actual en la Oficina de Comercio de CBP, Castro espera que el alcance de su trabajo ayude a difundir su espíritu humanitario. Cuando Estados Unidos investiga todas las denuncias de trabajo forzoso dentro de la cadena de suministro global y actúa sobre las que se consideran ciertas —enviando o incautando bienes o remediando el problema de otras maneras— envía el mensaje de que el problema de la trata de personas va mucho más allá nuestras fronteras y que su eliminación debe ser un esfuerzo global. En el corazón de la compleja cadena de suministro global se encuentra la desafiante tarea de determinar si los productos se están creando con el trabajo forzoso de personas potencialmente traficadas, dijo Castro.

“Al garantizar que no consumimos productos del trabajo forzoso, muchos otros países nos verán como un ejemplo y, con suerte, en un futuro cercano adoptarán una legislación similar”, dijo Castro. “CBP está marcando la diferencia. Somos un modelo para muchos países que están de acuerdo en que no se debe permitir el trabajo forzoso”.

Castro se adhiere al modelo de predicar con el ejemplo tanto en el trabajo como en el hogar. Con su hijo adolescente, sigue involucrado con los exploradores, su lucha contra el trabajo forzoso alimenta continuamente su deseo de proteger a todos los niños del daño.

Billones de dólares en  productos

Ya sean guantes cosidos en Malasia o tomates cultivados en México, cada año billones de dólares en productos de consumo dependen de la cadena de suministro global, el sistema mundial a través del cual las empresas producen y distribuyen bienes y servicios, y que comprende cientos de millones de trabajadores que continúan verse afectados por la pandemia. Pero esta cadena de suministro global, junto con la multitud de problemas que pueden acosarla y a los seres humanos que la componen, existía mucho antes de que surgiera el COVID-19. Y para algunos estadounidenses, representa no solo un término familiar, sino también el tema del trabajo de toda una vida.



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD