buscar noticiasbuscar noticias

Investigación: Hubo fallas de seguridad en Manchester Arena

El juez retirado John Saunders, quien encabeza la investigación en curso, dijo que Salman Abedi debió ser identificado como una amenaza

Una investigación pública sobre un ataque masivo en un concierto de Ariana Grande de 2017 en el noroeste de Inglaterra concluyó el jueves que "deficiencias serias" por parte de los operadores del foro, personal de seguridad y policía ayudaron a que un atacante suicida matara a 22 personas.

El juez retirado John Saunders, quien encabeza la investigación en curso, dijo que Salman Abedi debió ser identificado como una amenaza por aquellos a cargo de la seguridad en el foro Manchester Arena "y se debió realizar una intervención disruptiva".

Investigación: Hubo fallas de seguridad en Manchester Arena

"Si eso hubiese ocurrido considero probable que Salman Abedi aún hubiese detonado su artefacto, pero la pérdida de vidas y lesiones muy probablemente habrían sido menores", dijo Saunders.

Abedi, 22, detonó una bomba que transportaba en una mochila en el vestíbulo de la arena al final del concierto del 22 de mayo de 2017 mientras los fans, incluyendo miles de niños y jóvenes, se retiraban del show de la estrella pop. Abedi murió en la explosión, su hermano menor, Hashem Abedi, fue sentenciado el año pasado por ayudar a planear y realizar el ataque.

Saunders mencionó las oportunidades perdidas para detener a Abedi, señalando fallas del operador de la arena SMG, la empresa de seguridad Showsec y la Policía Británica de Transporte, la agencia responsable de patrullar la zona en la ciudad de Manchester.

Dijo que las autoridades mostraron reticencia a creer en las posibilidades de un ataque, a pesar de que Gran Bretaña y otros países europeos habían experimentado múltiples ataques mortales en los meses y años anteriores.

"Concluí que hubo deficiencias serias en la seguridad proporcionada por aquellas organizaciones responsables, y también fallas y errores cometidos por algunos individuos", dijo Saunders.

Señaló que una de las oportunidades más grandes se perdió cuando Christopher Wild, quien estaba esperando a recoger a la hija de su pareja tras el concierto, sospechó al ver a Abedi deambulando en un punto ciego de las cámaras de seguridad en un mezzanine sobre el vestíbulo de la arena con una mochila grande. Wild dijo que le expresó su preocupación a un guardia de seguridad, pero fue desestimado.

El juez dijo que era "inquietante" que no se tomaron "pasos efectivos" para actuar ante los temores de Wild.

El abogado Neil Hudgell, que representa a las familias de dos víctimas, dijo que ha habido "un catálogo inexcusable de fallas en cada nivel".

El ministro del interior de Gran Bretaña, el secretario Priti Patel, dijo que el gobierno consideraba introducir una medida que daría una obligación legal a los espacios públicos para emprender pasos para proteger contra ataques terroristas. La idea ha sido llamada "Ley Martyn" tras una campaña de la madre de Martyn Hett, quien falleció en el ataque del concierto.

"Después de este reporte estamos un paso más cerca de asegurar que se pueda hacer una diferencia", dijo la madre de Hett, Figen Murray. "Ahora se tiene que actuar de acuerdo a las recomendaciones del gobierno para que todos los foros tengan seguridad y ninguna otra familia tenga que pasar por lo que hemos pasado nosotros".

Los resultados de Saunders son los primeros de tres reportes planeados por los investigadores sobre el ataque, quienes han escuchado evidencias en Manchester desde septiembre. Los otros reportes revisarán la respuesta a la emergencia y si el ataque pudo ser prevenido.


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD