Noticias

Inicia II audiencia de Emilio Lozoya Austin

A las 9:31 de la mañana, el juez Juan Carlos Ramírez Benítez dio por iniciada la audiencia en la causa penal 261/2019 en la que también aparecen como imputadas hermana Gilda Susana Lozoya Austin; su madre, Gilda Margarita Austin Solís; su esposa Marielle Helene Eckes; y la corredora de bienes raíces Nelly Maritza Aguilera Concha

  • Por: Proceso
  • 30 / Julio / 2020 -
  • COMPARTIR
Inicia II audiencia de Emilio Lozoya Austin

Ciudad de México.

El exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, comparece por segunda ocasión ante un Juez de Control ahora por las imputaciones que la Fiscalía General de la República (FGR) le ha realizado por el caso Odebrecht.

A las 9:31 de la mañana, el juez Juan Carlos Ramírez Benítez dio por iniciada la audiencia en la causa penal 261/2019 en la que también aparecen como imputadas hermana Gilda Susana Lozoya Austin; su madre, Gilda Margarita Austin Solís; su esposa Marielle Helene Eckes; y la corredora de bienes raíces Nelly Maritza Aguilera Concha.

La carpeta de investigación señala que Emilio Lozoya supuestamente recibió un presunto soborno de más de nueve millones de dólares por parte de Odebrecht, recursos que aprovechó para la compra de una residencia de lujo en Ixtapa, Guerrero.

La carpeta correspondiente se inició desde el 27 de enero de 2017 luego de que Pemex presentará una denuncia por las acusaciones que formularon en Estados Unidos exdirectivos de la compañía petrolera.

En sus testimonios, los mandos de Odebrecht desenmascararon una red de sobornos tejida por Odebrecht en América Latina, incluyendo a México.

De acuerdo con la acusación de la Fiscalía General de la República (FGR), la petrolera le entregó a Lozoya 9.15 millones de dólares a cambio de que se vieran favorecidos con los contratos para remodelar la refinería de Tula, Hidalgo.

Con ese dinero, Lozoya Austin supuestamente adquirió una residencia en Ixtapa, Guerrero, con un valor aproximado de 1.9 millones de dólares.


‘NO SOY CULPABLE NI RESPONSABLE’

El ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin, afirmó que no “es culpable ni responsable” de los tres delitos que se le imputan en el caso Odebrecht, además de reiterar, ahora de forma personal, que busca un criterio de oportunidad para colaborar en la Fiscalía General de la República (FGR).

Durante la audiencia pública de la causa penal 261/2019 presidida por el juez de Control, Juan Carlos Ramírez Benítez, Lozoya reconoció que corresponderá a la FGR determinar en última instancia la figura de colaboración que se le pueda brindar.

Además, volvió a decir que fue “intimidado, presionado, influenciado e instrumentalizado” para la comisión de delitos federales, por lo que insistió en que va a señalar a los responsables de los delitos que se le imputan y los beneficiarios finales de dichas acciones.

“En el marco de mi compromiso de colaborar con esta investigación, di instrucciones en España a que se agilizaran los trámites de mi extradición, como un acto voluntario, de mi parte, en renunciar al procedimiento de extradición, precisamente para cumplir mi compromiso en colaborar con las autoridades del Estado Mexicano en el marco de un posible criterio de oportunidad o la figura que determine la autoridad”, explicó Lozoya.

Por separado, la Fiscalía General de la República (FGR) solicitó al juez la vinculación a proceso del ex director de Pemex y presentó los datos de prueba para imputar a Lozoya por los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita, asociación delictuosa y cohecho.

Durante la audiencia, el juez de la causa concedió la calidad de ofendidos a Pemex y a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), mientras que la defensa del imputado solicitó la cancelación de la orden de aprehensión contra su cliente.

Al momento de imputar los hechos, los fiscales de la FGR revelaron que Emilio Lozoya, quien solicitó la reserva de sus datos personales, ofreció un cargo público al exdirector de Pemex en México, Luis Alberto Meneses Weyll, en caso de que Enrique Peña Nieto ganara la Presidencia de la República.

LA ACUSACIÓN

La carpeta de investigación señala que Emilio Lozoya supuestamente recibió un presunto soborno de más de 9 millones de dólares por parte de Odebrecht, recursos que aprovechó para la compra de una residencia de lujo en Ixtapa, Guerrero.

La carpeta correspondiente se inició desde el 27 de enero de 2017 luego de que Pemex presentara una denuncia por las acusaciones que formularon en Estados Unidos ex directivos de la compañía petrolera.

En sus testimonios, los mandos de Odebrecht desenmascararon una red de sobornos tejida por Odebrecht en América Latina, incluyendo a México.

De acuerdo con la acusación de la Fiscalía General de la República (FGR), la petrolera le entregó a Lozoya 9.15 millones de dólares a cambio de que se vieran favorecidos con los contratos para remodelar la refinería de Tula, Hidalgo.

Con ese dinero, Lozoya Austin supuestamente adquirió una residencia en Ixtapa, Guerrero, con un valor aproximado de 1.9 millones de dólares.


INSÓLITO QUE FGR NO HAYA PEDIDO PRISIÓN PREVENTIVA

Al dar su opinión sobre lo “extraño” que resulta que a Fiscalía General de la República (FGR) no haya solicitado al juez que decretara la medida de prisión preventiva en contra de Emilio Lozoya Austin, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), el experto en derecho penal, Everardo Moreno, lamentó que la política tenga mucho que ver en la administración de justicia.

Entrevistado al final de la audiencia de imputación al exfuncionario, el penalista se dijo asombrado por cómo se desarrolló el proceso.

“Es totalmente extraña la resolución porque el Ministerio Público no solicitó como medida cautelar la prisión preventiva, lo cual me resulta insólito”.

Aunque el juez le impuso a Lozoya, como medida cautelar, un brazalete electrónico, lo cual está previsto por el Código Nacional de Procedimientos Penales, y le retiró el pasaporte, Moreno expuso que el exdirector de Pemex fácilmente puede obtener documentos personales apócrifos para salir del país en el momento que lo requiera. 

Añadió que la defensa del exfuncionario insiste en algo que de ninguna manera se puede aplicar: el criterio de oportunidad, pues consideró que está regulado en el artículo 256 y establece que no se podrá aplicar en aquellos casos de delitos en que se afecte gravemente el interés público, como es este caso.

Sin embargo, viendo la manera en que en el país se están resolviendo algunas cosas, no es difícil que en este caso se le quisiera aplicar el criterio de oportunidad, mediante el cual el señor queda exonerado y no se ejercitará la acción penal, indicó el penalista.

Con el criterio de oportunidad, insistió, no solamente no pisa la cárcel, sino queda totalmente exonerado, así lo marca el artículo 256, el cual, señala que la aplicación del criterio de oportunidad extinguirá la acción penal. ¡Entonces se acabó. Lozoya no cometió ningún delito!

- Aunque la fiscalía no haya solicitado la prisión preventiva el juez pudo haberla mandado.

- Claro. Por supuesto. Así como cuando el Ministerio Público solicita la prisión preventiva y el juez puede decir que no la otorga. Es decisión del juez, salvo los casos de prisión oficiosa que son entre otros homicidio doloso, violación, terrorismo, delitos contra la salud, etcétera. Y a él lo están acusando de asociación delictuosa.

- ¿Hay antecedentes de un caso de esta naturaleza que se haya resuelto de esta manera?

-No. Aunque un caso también muy grave es el de la señora Rosario Robles, en donde se le atribuye haber dispuesto de cierta cantidad millonaria de dinero. El delito que le imputaban no era grave, pero se le impuso prisión.

- ¿Qué opina de este tipo de resoluciones?

- Que la política tiene mucho que ver lamentablemente en administración de justicia.

- ¿Qué tan grave resulta que la Fiscalía no haya solicitado una prisión preventiva y que el Juez tampoco la haya decretado? ¿Es inexplicable?

- No están violando la ley. Están interpretando la ley. Siento que para los presuntos delitos que se le imputan al señor Emilio Lozoya, es extraño que se proceda así.


TENDRÁ “CIERTAS CONSIDERACIONES”

El exdirector de Pemex Emilio Lozoya Austin, “va a tener ciertas consideraciones” como parte del proceso iniciado ayer, en la calidad de testigo colaborador conforme a lo decidido por la Fiscalía General de la República (FGR), expuso hoy el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En su conferencia de prensa matutina, el mandatario se refirió a la comparecencia que ayer inició con el caso de la adquisición del complejo Agronitrogenados, y los sobornos que habría recibido. Para el presidente es un momento interesante porque expondrá otros ilícitos.

“Ayer habló de que va a dar a conocer nombres y todo el proceso… utilizó un término hablando de la maquinaria del poder, creo lo hizo su abogado, es de lo que yo hablo: aparato organizado del poder”.

Advirtió que el proceso no afectará los contratos surgidos de las rondas petroleras posibilitadas por la reforma energética y aseguró que mantiene el compromiso de no hacer ninguna modificación al marco legal.

No obstante, advirtió que en caso de ser necesario sí plantearía una reforma con el propósito de fortalecer a Pemex y Comisión Federal de Electricidad, aunque eso ocurriría hasta el tercer año y solo si fuera necesario.

Hasta ahora, dijo, no ha sido necesario; sostuvo que “el rescate” de dichas empresas se ha podido realizar y solo se revisan contratos que no tienen que ver con las rondas sino con proveeduría de energía a particulares a precios elevados y con subsidios.

García Luna debe ser juzgado también  en México por corrupción: AMLO 

El presidente Andrés Manuel López Obrador expuso hoy que, las denuncias en México contra el exsecretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, están relacionadas con corrupción.

Al pronunciarse por conseguir extradiciones en imputados por corrupción, López Obrador se refirió al caso de quien fuera titular de Seguridad en el gobierno de Felipe Calderón actualmente sujeto a proceso en Estados Unidos:

“En el caso de García Luna también hay denuncias en México, no es nada más que se le juzgue allá, sino que también, si hay procesos judiciales en México que se busque cooperación con el gobierno estadunidense y se puedan atender también las acusaciones, si no están relacionadas con las que se les hacen allá”, dijo.

En su conferencia de prensa matutina, el mandatario expuso que las denuncias contra el exfuncionario calderonista se relacionan con compras de equipos de tecnología de punta a sobreprecio, que luego eran colocadas en empresas privadas que a su vez le rentaban esos mismos equipos, comprados con dinero público, al gobierno.

Las alusiones a García Luna surgieron a partir de un cuestionamiento sobre las condiciones de extradición del exgobernador de Chihuahua César Duarte y la posibilidad de que esta ocurra en calidad de testigo colaborador como ocurre con el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, cuyos procesos iniciaron ayer.

DEJA TU COMENTARIO
EL MAÑANA RECOMIENDA