buscar noticiasbuscar noticias

Hospitales en la mira

A menudo subcontratan servicios importantes a empresas que priorizan las ganancias sobre los pacientes

Los hospitales llevan mucho tiempo adoptando la práctica de subcontratar algunos servicios a empresas especializadas. Gran parte de esta subcontratación es para tareas no clínicas como lavandería, tecnología de la información y ciberseguridad, y la subcontratación de esos tipos de servicios puede impulsar la eficiencia y la calidad.

Sin embargo, en los últimos años ha habido una tendencia de rápido crecimiento de hospitales que subcontratan servicios clínicamente relevantes, como anestesiología y medicina de emergencia, a empresas separadas del hospital. Cuando eso sucede, los hospitales renuncian a parte del control que tienen sobre la calidad de la atención.

La subcontratación debería utilizarse solo cuando sea la mejor opción para todas las partes interesadas, comenzando por los pacientes y el personal.Hospitales en la mira

Uno de nosotros es investigador que estudia la calidad del servicio dentro de los sistemas de salud y el otro es médico en ejercicio, investigador y asesor de centros médicos que ha tenido experiencia directa con la subcontratación. Junto con los colaboradores, analizamos las investigaciones publicadas para comprender mejor los beneficios y riesgos de la subcontratación en el cuidado de la salud.

Nuestra investigación se centró en cuatro servicios clínicamente relevantes: atención de emergencia, radiología, servicios de laboratorio y servicios ambientales, y encontramos daños tangibles a los pacientes y hospitales cuando se subcontrataron.

Cuidados de emergencia

Cuando ingresa a una sala de emergencias en los EU, es posible que el médico que lo ayuda no trabaje para el hospital en el que se encuentra. Dos tercios de los departamentos de emergencias de EU utilizan algún tipo de subcontratación, y más de la mitad de los médicos de emergencias en ejercicio no trabajan para un hospital, pero para empresas independientes denominadas grupos de gestión de contratos.

Algunos de estos grupos de gestión son propiedad de empresas de capital privado. El modelo de atención médica de capital privado consiste en comprar prácticas médicas privadas y consolidarlas en una empresa más grande que brinde servicios subcontratados, aumentar rápidamente el valor de la empresa y luego vender la empresa para obtener una ganancia considerable.

Los grupos de gestión de contratos afirman que agilizan el reclutamiento y la acreditación del personal del departamento de emergencias para aliviar a los hospitales de estas tareas y, con suerte, reducir los costos. Pero el elefante en la sala de medicina de emergencia y otras especialidades médicas es que un objetivo de maximizar las ganancias puede entrar en conflicto con priorizar el bienestar de los pacientes y el personal médico.

En la atención de emergencia, por ejemplo, estos grupos de contratación a menudo tienen cuotas agresivas de pacientes por hora y brindan incentivos para que el personal médico solicite más procedimientos y pruebas, incluso si no están justificados. En un estudio, más de un tercio de los médicos de emergencia empleados por estos grupos dijeron que les preocupaba perder su trabajo si planteaban preguntas sobre pruebas excesivas, la calidad de la atención o el tratamiento del paciente, aproximadamente el doble de la tasa de los médicos empleados en los hospitales.

Los grupos de gestión de contratos también han contribuido a la facturación sorpresa y los cobros excesivos. Por ejemplo, en los primeros seis meses de 2019, TeamHealth, uno de los grupos más grandes de ese tipo en los EU que contrata a médicos de la sala de emergencias, presentó más demandas por facturas impagas contra pacientes en Memphis, Tennessee, que tres hospitales locales juntos. Fue solo la publicidad negativa lo que hizo que la empresa diera marcha atrás y dejara de demandar a los pacientes.

La subcontratación tiene un papel beneficioso que desempeñar en el cuidado de la salud cuando se usa por las razones correctas y con los socios y pautas correctos.

Pero cuando los sistemas de atención médica subcontratan servicios clínicamente importantes a empresas externas, existe un riesgo real de que pueda provocar daños a los pacientes, personal insatisfecho y mayores costos.

Tareas de limpieza

Servicios ambientales

Los servicios ambientales, anteriormente conocidos como “limpieza del hospital”, son una parte clave durante mucho tiempo subestimada del control de infecciones en el cuidado de la salud, más aún en la era COVID-19.

Más de un tercio de los hospitales de EU subcontratan servicios ambientales, pero estas empresas externas a menudo no les dan a los trabajadores el tiempo suficiente para limpiar las habitaciones de los pacientes y tienden a pagar salarios más bajos que los empleadores internos.

En un estudio de unos 300 hospitales de California, aquellos que subcontrataron servicios ambientales informaron casi el doble de la tasa de infecciones por Clostridioides difficile, infecciones bacterianas altamente contagiosas que se propagan fácilmente en los hospitales.

Las infecciones por estafilococos difíciles de tratar conocidas como MRSA también son más comunes en los hospitales que subcontratan sus servicios ambientales.

Subcontrata de forma inteligente

La atención médica es un servicio único que debe equilibrar la calidad de la atención y la vida misma de las personas con las realidades económicas y el afán de lucro.

Sin embargo, cuando el beneficio se convierte en un objetivo singularmente dominante, se ponen en peligro los mejores intereses de los pacientes, el personal del hospital y el propio hospital. La maximización de beneficios no se alinea bien con la mejora de la seguridad y la calidad general de la atención al paciente.

Muchos hospitales también son empresas con fines de lucro, pero a diferencia de los grupos de gestión de contratos, los hospitales son más visibles y económicamente responsables ante el público.


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD