Tamaulipas

Historias de esperanzas. Previenen el cáncer de mama

Enfermedad, es la primera causa de muerte entre las mujeres

  • Por: Isaí Heredia
  • 13 / Octubre / 2018 -
  • COMPARTIR
Historias de esperanzas. Previenen el cáncer de mama

Recuerdo que fue hace 12 años, un 14 de febrero, me toqué una bolita en mi seno, entonces intrigada, al día siguiente me realicé una mastografía, el oncólogo me dijo que era cáncer, entonces me programó para cirugía el día 26 de ese mismo mes, al principio tenía algo de temor, no es fácil que a una le digan que tiene esa enfermedad  Orfa Cortina García, sobreviviente del cáncer de mama

Río Bravo, Tam.- La primera causa de muerte entre las mexicanas es el cáncer de mama y en este mes se destacan campañas de prevención de este mal, para concientizar a las mujeres sobre la importancia de la autoexploración, ya que con este hábito se puede detectar a tiempo alguna anomalía, por ende se daría un tratamiento oportuno. 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) se estima que a nivel mundial se detectan cada año, 138 millones de casos y hay 458 mil decesos por esta causa, siendo el tipo de cáncer de más incidencia entre las mujeres. Dentro de todos estos casos, hay historias de esperanzas, de vida como la de Orfa Cortina García, quien hace 12 años se descubrió una bolita en uno de sus senos, el cual resultó siendo cáncer en etapa 2.

El cáncer de seno se identifican como etapas desde 0 a 4, mientras más bajo sea el número menos se ha propagado el cáncer, así que un número más alto significa que hay mayor propagación de la enfermedad.

Antes de que el médico diagnosticara a Orfa, ella ya presentía los resultados, esto la ponía muy triste por sus hijos, ya que eran muy pequeños y ella quería seguir viviendo, por ellos. Llegó el día del resultado y le confirman sus sospechas, sí, era cáncer en etapa 2, de inmediato tuvo que entrar a cirugía para que le practicaran una mastectomía radical, esto significa que era necesario que le extirparan su mama completa para que no se propagara el cáncer.

Al respecto Orfa Cortina cuenta: 

“Recuerdo que fue hace 12 años, un 14 de febrero, me toqué una bolita en mi seno, entonces intrigada, al día siguiente me realicé una mastografía, el oncólogo me dijo que era cáncer, entonces me programó para cirugía el día 26 de ese mismo mes, al principio tenía algo de temor, no es fácil que a una le digan que tiene esa enfermedad, pero después lo tomé con calma, soy una mujer de fe, decidí confiar en Dios, me puse en sus manos. El doctor me explicó que debía aplicarme 6 quimioterapias, y 25 radioterapias, obvio al empezar el tratamiento se me empezó a caer el pelo, me sentía débil, pero nunca desanimada, mi familia siempre estuvo conmigo apoyándome, a veces miraba a mis hijos un poco tristes por la situación, pero yo intentaba bromear diciendo cosas como “Ya es bien tarde y me tengo que bañar y de aquí a que se me seque el pelo”, intentaba que mis hijos recuperaran el ánimo”, relató.

Orfa siguió narrando: 

“Seguía con mi tratamiento, pero mis defensas estaban muy bajas, me aplicaron unas inyecciones para que me aumentaran las defensas, pero ni así, mi estado era realmente muy grave, poco a poco me fui recuperando, y el tratamiento siguió en pie, recuerdo que le dije a mi doctor, que ya no necesitaba más medicamentos, que Dios ya me había sanado, él  levantó la vista, y algo incrédulo me contestó “Está bien mija”, pero era así, yo le había pedido  a Dios que me sanara y le prometí que como me saliera el cabello así me lo dejaría, por eso no me pongo tintes, gracias a Dios y el tratamiento oportuno soy sana, soy una prueba de que el cáncer de mama no tiene que ser una estadística más de muerte, y de que aunque nos quiten un seno, seguimos siendo mujeres”, concluyó.

Orfa logró fortaleza en esa etapa difícil de su vida, gracias a su fe en Dios  y a los cuidados y apoyo de su familia.

DEJA TU COMENTARIO
EL MAÑANA RECOMIENDA