buscar noticiasbuscar noticias

Guillermo Iván, entre el cine y la migración

Participó en la cinta The Devil´s Warehouse, una producción local

TRABAJO. Guillermo Iván (primero de derecha a izquierda) terminó la filmación de The Devil´s Warehouse en el Valle del sur de Texas, una producción local que próximamente se estrenará. (EL MAÑANA/Luis Suñer).Guillermo Iván, entre el cine y la migración

“Nos conocimos a través de Sandra Echeverría, una actriz mexicana maravillosa, Luis (el director) me envió el guión, yo estaba en Berlín filmando, me interesó la historia y así fue como empezamos a trabajar, terminando aquí me regreso a Nueva York donde tengo unas reuniones y me voy de nuevo a Alemania a terminar la otra película que tuvimos que parar por que se atravesó el invierno”.

 Guillermo Iván saltó a la fama en México por la cinta de 1998, La primera noche, donde interpreta a uno de los amigos que empiezan su vida como adultos, este trabajo le valió varios reconocimientos y la oportunidad de estudiar en Cuba.

“Gracias a esa y Al evangelio de las maravillas, el gobierno de Cuba me otorgó una beca al Instituto Superior de Artes, estudié teatro y luego terminé mi carrera de cine ahí mismo, luego regresé a México, estuve en varios proyectos y de nuevo me ofrecieron una beca en Nueva York y eso fue lo que me trajo a Estados Unidos, estuve en Colombia también haciendo varios proyectos”.

En Cuba recién terminó de filmar una cinta en inglés sobre dos hermanos que luego de un tiempo se reencuentran.

“Uno tiene el síndrome esclerosis lateral amiotrófica, papel que hago y que es un trabajo muy difícil, pero muy interesante, filmar en Cuba con personal estadounidense fue complicado, pero a la vez muy interesante”.

Trabajar en cintas independientes como The Devil´s Warehouse o en grandes producciones como Vantage Point, tiene sus puntos a favor y para el actor ambas maneras de trabajar son muy interesantes.

“Las dos son un reto y cada una tiene sus propias características, en filmes independientes trabajas más en equipo, eres un colaborador más, ayudas en otras funciones ya que no tienes los recursos que tiene un estudio grande, como actor te permite resolver cosas al momento, si lo asumes así es un gran entrenamiento, para hacer películas grandes es muy diferente, es un poco más distantes, pero a la vez tienes todos los recursos, lo interesante sería romper las barreras entre ambos mundos”.

Prepararse para un papel es muy diferente, para Guillermo Iván no es lo mismo interpretar a un estudiante que a un cubano con ALS.

“Cada película es diferente de lo cual puedes aprender, te preparas para cada trabajo de manera que te adaptas al papel, en esta cinta, creo que la química es la que convencerá al público de que somos un grupo de amigos”.

El histrión está buscando luchar por la industria independiente y encontrar el mercado para las cintas con contenido.

“La gente cada vez está volteando más a ver este tipo de trabajos y la distribución también está cambiando, hoy en día hay más plataformas para que las personas puedan acceder a estas cintas, además los recursos ahora también son más accesibles para hacer un filme, sólo se necesita talento tanto para hacerla como para distribuirla, el cine independiente es una industria aparte”.

Guillermo Iván tiene dos años de no hacer cine en México por estar haciendo proyectos en el extranjero, pero reconoce que la industria está lanzando a muchos valores que no se quedan en el país.

“En México se hacen 70 películas, pero no hay inversión directa, son a través del subsidio por lo que hagas lo que hagas el productor se cobra, hay una carencia de productos rentables además de esas que se hacen cuantas llegan a cartelera y cuantas generan ganancias y de esas cuantas se exportan, esto lo único que provoca es fuga de talentos, los creativos se salen a buscar un mejor futuro, por si fuera poco no hay incentivos fiscales, los grandes estudios se han movido a Colombia que están ofreciendo mejores ofertas para filmar ahí, la gente en México no ve la problemática desde el punto de vista global, hay mucha soberbia y poca tolerancia a la crítica constructiva”.

El artista dijo también que es más fácil abrir una compañía productora en el extranjero que en México.

“Yo traté de abrir una compañía productora, pero fue muy complicado, la burocracia no me dejaba, me moví a Nueva York y ya llevamos siete producciones, tristemente se me abrió la puerta en otro país, en México si quieres que salga tu proyecto tienes que soltar dinero, me pidieron dinero para revisar mi proyecto, ni si quiera para aceptarlo y puede tomar hasta dos años, curiosamente el 90 por ciento de los proyectos escogidos son de Televisa, te lo dejo a tu imaginación, pero esto genera fuga de talentos, no me vine a Estados Unidos por gusto, fue la necesidad de seguir trabajando”.

Guillermo Iván se regresa a Berlín a filmar Spandau, la cinta biográfica sobre uno de los equipos más exitoso de waterpolo en la historia de Alemania y que tuvo en su alineación a Armando Fernández, un mexicano que debido a la corrupción en México emigró a Europa donde recibió la nacionalidad alemana para que pudiera jugar con el equipo nacional en las olimpiadas.

“Una historia muy interesante de un héroe mexicano que nadie conoce y que fue un fuera de serie en el deporte, la estamos actuando y dirigiendo, es mucho trabajo, pero estamos muy contentos, terminando empezaremos otros proyectos con Tailandia y la televisión estadounidense”.



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD