buscar noticiasbuscar noticias

El verano se presta para dar caminatas por este Pueblo Mágico

Sembradas entre jardines de bugambilias, flanqueando caminitos empedrados o en los puestos del mercado, las razones para volver a Malinalco abundan.

En verano, con la llegada de las lluvias, el paisaje se transforma: la vegetación está verde, se escucha el canto de los grillos y los ríos aledaños llevan agua.

“Es buen momento para ir a dar caminatas”, opina Rosalía Segura, gerente de Ollinyotl, centro recreativo y holístico. 

El verano se presta para dar caminatas por este Pueblo Mágico

Este espacio rodeado de montañas es también un motivo para escapar al Pueblo Mágico mexiquense -situado a menos de dos horas de la Ciudad de México- y entregarse al descanso. En esta temporada, de viernes a sábado, tienen paquetes que incluyen clases de yoga, masajes, temascal y alojamiento.

Durante los meses de verano, la clásica visita al mercado que se instala los miércoles en el centro (y su versión reducida de los fines de semana), también se enriquece con la llegada de ciertas delicias de temporada.

“Hay muchos frutos que son oriundos de Malinalco y que sólo se pueden consumir en esta época: el cuajinicuil, los guachocotes, que yo nunca he visto en ningún otro lugar; ciruelas, mangos, nanches, chicozapote...”, destaca Sheila Peralta Zamora, co fundadora de complejo ecoturístico MaliKualli. 

MaliKualli, situado a unos minutos del centro del pueblo, es un espacio ideal para acampar bajo las estrellas. Aquí no hay que temer porque alguna lluviecita arruine el plan, puesto que tienen una amplia palapa para guarecer a los campistas en caso de ser necesario. 

“Amaneces con las nubes casi en tu nariz, la neblina hasta abajo, para nada hace frío”, dice Sheila sobre la experiencia de acampar.

Entre sus actividades de aventura el complejo tiene tirolesas y rapel; también organiza recorridos en cuatrimoto que pasan por ríos y charcos, paseos a caballo y salidas para volar en parapente.

Uno de los recorridos más nuevos de MaliKualli es una visita a un palenque productor de mezcal, ubicado al sur del pueblo, hasta donde se llega en cuatrimoto.

La época de lluvias usualmente comienza los primeros días de mayo y se prolonga hasta agosto. En este último mes, el día 6, se celebra la Fiesta del Divino Salvador, la más grande del pueblo.

Guía práctica

>CÓMO LLEGAR

En auto desde la Ciudad de México toma la carretera 15 rumbo a La Marquesa, pasa por Lerma y llega a la desviación a Tenango del Valle. Desde ahí continúa por la carretera a Santa María Jajalpa, dobla a la derecha y sigue gasta Malinalco. El tiempo de recorrido es de 1 hora 50 minutos, aproximadamente. 

>DÓNDE DORMIR

Las Cúpulas. Sus habitaciones están en torno a una agradable alberca, distribuidas dentro de tres casas que hacen sentir al huésped como si viviera en el pueblo; tiene spa y restaurante. Desde mil 310 pesos por noche en habitación estándar para dos personas (domingo a jueves); incluye desayuno continental.

>DÓNDE COMER

Los Placeres. Parte de su decoración remite a los murales del Ex Convento Agustino, ícono de Malinalco. No te pierdas la trucha en camisa de coco y las dobladitas de jamaica.



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD