buscar noticiasbuscar noticias

El dadivoso Maradona que pisó Culiacán

Diego Armando Maradona dejó huella en Dorados de Sinaloa

Cd. de México.

El dadivoso Maradona que pisó Culiacán

La noticia parecía increíble: Diego Armando Maradona, “El Pelusa”, dirigiría a los Dorados de Sinaloa.

Su paso en el equipo de Culiacán causó revuelo internacional, llegaba a una ciudad escándalo, como él, con problemas de drogas, como él.

Aquí estuvo y marcó la historia del club con dos subcampeonatos en la extinta liga de Ascenso del futbol mexicano. La única gloria fue el recuerdo y admiración de la pequeña afición sinaloense que sigue el balompié en este estado beisbolero.

Apenas duró un año y renunció a su puesto argumentando problemas de salud. Ya se le sabía mal, con daños muy visibles en sus rodillas. Su caminar era lento y se ayudaba de bastones para sostenerse. En su cara los gestos de dolor.

Todo ese tiempo la pasó en solitario, ajeno a todos los escándalos mediáticos advertidos. Su tiempo la repartió entre su habitación del hotel Lucerna, el de mayor lujo en la capital sinaloense, y las canchas con el equipo.

Prefirió estar apartado de los reflectores y concentrarse en apapachar a sus jugadores.

Las fiestas fueron en las canchas, el escándalo también. Surgió de nuevo el amor por el futbol. Jamás los futbolistas de Dorados habían sido tan abrazados y mimados por un director técnico como con Maradona.


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD