buscar noticiasbuscar noticias

Discurso ficticio del gobernador Murat: El inexistente “milagro” de Oaxaca

El gobernador priista de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa –aliado de la 4T–, ha convertido “las medias verdades o verdaderas mentiras” en verdad oficial mediante el marketing, sostienen analistas consultados por Proceso

Discurso ficticio del gobernador Murat: El inexistente “milagro” de Oaxaca

En la recta final de su administración, el mandatario se ha montado en los proyectos del presidente Andrés Manuel López Obrador: el corredor interoceánico y las supercarreteras buscan comunicar a la capital de la entidad con el Istmo de Tehuantepec y otra a la región de la Costa, todo ello con el afán de presumir un desarrollo económico que en cinco años de su gestión Murat no logró.

Alardeó de la gobernabilidad, finanzas sanas, crecimiento económico, reducción de la pobreza y de que Oaxaca se encuentra entre las 10 entidades más seguras del país. Pero evitó reconocer que durante su gestión se han registrado 39 mil 892 delitos de alto impacto, entre ellos 3 mil 946 homicidios dolosos, 578 casos de mujeres asesinadas y mil 484 desaparecidas.

A esa alta conflictividad se suman por lo menos 11 masacres en comunidades indígenas, que dejaron 88 muertos; el asesinato de 38 defensores de derechos humanos y ambientalistas, así como el desplazamiento forzado de 6 mil 194 personas a causa de conflictos intercomunitarios.

Desde el 1 de diciembre de 2016, cuando asumió como gobernador, el mexiquense Murat aprovecha sus informes para recetar a los oaxaqueños los presuntos logros de su gobierno con discursos impactantes.

Murat convirtió “las medias verdades o verdaderas mentiras” en verdad oficial a través del marketing, “porque ha sido un gobierno que invirtió cantidades millonarias en recursos publicitarios para ocultar sus errores e ineficiencias”, sostiene Isidoro Yescas Martínez, investigador de la Universidad Autónoma Benito Juárez.

Tras revisar los cinco años de la administración de Murat, el analista político resume: “No hubo reactivación económica, no despuntó el sector salud, la educación está por los suelos, sigue más endeudada la entidad, hay más analfabetismo y más pobreza. Entonces, no hubo milagro”.

Para Yésica Sánchez Maya, abogada feminista e integrante del equipo directivo de Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad, los cinco años de la administración de Murat son sinónimo de un gobierno fallido; “no veo por dónde pueda jactarse de ser un gobierno de avanzada o desarrollo, menos que sea un milagro, un estado idílico o de ensueño”.



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD