buscar noticiasbuscar noticias

Luchadora, empresaria ... y mamá

Aprende experta del pancracio a combinar la maternidad con sus combates en el ring

Ciudad de México

Luchadora, empresaria ... y mamá

Quiero que me recuerden como un estandarte". LLUVIA, LUCHADORA MEXICANA

Ser luchadora, mamá y empresaria es una combinación que ha tenido que sortear Lluvia, luchadora técnica mexicana, a lo largo de su carrera y de su vida. No es una misión sencilla, pero la disfruta al máximo.

"La lucha libre es un deporte que te exige el 100 por ciento del tiempo, es sacrificado, he sacrificado el Día de la Madre, Año Nuevo o Navidad.

"Pero, la maternidad es lo más bonito que me ha pasado en la vida, el tener a mis hijos, siempre he dicho que el quirófano es el lugar donde conoces al amor de tu vida, los dos son los amores de mi vida, estoy muy contenta y muy feliz con ellos, he sacrificado muchos momentos importantes al lado de ellos", contó Lluvia en entrevista.

Regresar al ring después de la maternidad ha sido también un desafío tras los cambios que viven muchas mujeres en relación al proceso particular de su cuerpo.

"Es complicado porque pierdes condición física, dejas de entrenar dos días y es como si hubieras dejado de entrenar un mes, tienes que volver a agarrar la fuerza y el ritmo, la clave de todo luchador es tener una condición física al 100 por ciento, me ha costado trabajo cuando regresé de mis embarazos. Los entrenamientos de lucha libre son bastante difíciles", describió.

Su hija mayor ha practicado lucha libre, sin embargo, se ha decantado por el box.

"Me ha gustado el deporte desde niña, fui a karate y a taekwondo, a los 15 años me dio el gusto por las pesas y ella nació en ese ámbito del deporte y fue a gimnasia olímpica, taekwondo, actualmente está en el box y no le cuesta trabajo", contó.

Admite que su hija se pone nerviosa al verla en el ring.

"Me dice que se comió las uñas, sí sufre. Mi consejo para ella es que se ponga una meta, un sueño y no descanse hasta conseguirlo, los sueños se cumplen".

Lluvia buscó escribir su propia historia dentro de una dinastía que inició su padre, el legendario Sangre Chicana, del bando rudo.

"Iba a ver a mi papá a las luchas, en mis planes no estaba ser luchadora, me gustaba el deporte y entré por entretenimiento y me enamoré de la lucha libre, las luchas de mi papá eran una carnicería y no sufría, no lloraba, pero sí me impresionaba ver tanta sangre.

"Cuando decidí ser luchadora quise marcar diferencia, dicen que soy la oveja de la familia porque soy la única técnica, dice mi papá que no pierde la esperanza de que un día sea ruda, pero yo estoy en la esquina de las amazonas. Venir de una gran dinastía sí requiere un gran compromiso", expresó Lluvia.

SIEMPRE RECUERDA... 

El Torneo Cibernético de apuestas donde desenmascaró a La Magnífica, en 2009. "Sentí miedo, era una luchadora olímpica, me llegué a ver sin máscara en ese momento, pero salí con la victoria".



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD