buscar noticiasbuscar noticias

Cumple promesa

Desde niño, el ´Titán´ juró que llegaría a EU para estar en el mejor basquetbol del mundo

De la ranchería de Zapotán en Nayarit llegó a la NBA. Los sueños del gigante de 2.08 metros se mantuvieron encendidos desde que era un niño y hasta que brilló botando el balón por todo el mundo.  

Cumple promesa

  • Con 37 años, Gustavo Ayón dirá "adiós" a las duelas en unas semanas. 

La rompió en el Real Madrid coronándose una y otra vez en varias competencias, además de que fue el pilar de los 12 Guerreros en la Selección Mexicana.

El "Titán", uno de los mejores basquetbolista que ha dado México cuenta a Grupo REFORMA sueños y anécdotas dignas de campeonato.

imagen-cuerpo

"Íbamos de camino un primo y un amigo otras escuelas que no estaban en el pueblo, que era de Zapotán a Carrillo Puerto. Yo estudiaba en Carrillo Puerto, ellos en la cabecera, yo me iba todos los días con ellos en la mañana.

"Cuando íbamos en camino comenzamos a hablar, y en ese tiempo, recuerdo, estaban la Finales tan mencionadas de Chicago contra Utah. Hablamos del tema, de cómo veíamos (la serie).


En esos años no había televisión, era escasa, y empezamos a hablar del tema del basquetbol, y me acuerdo que íbamos, y ahí le dije a mi primo: ´yo voy a jugar en la NBA´.


"Imagínate, que estas en un pueblo como Zapotán, y le dices a una persona que jugaras en la NBA, cuando es la mejor Liga del mundo y están en Estados Unidos y están las grandes estrellas, obviamente pues se van a reír, no lo juzgo, y tal cual fue", comento Ayón, quien dijo que su caso es un ejemplo para los niños de que los sueños son alcanzables.

imagen-cuerpo

Gustavo llegó a la NBA para la campaña 2011-12. Jugó con los Hornets de Nueva Orleans, para la siguiente temporada jugar con el Magic de Orlando y los Bucks de Milwaukee.

Poco a poco se adaptaba y en la 2013-14 estaba ya en los Halcones de Atlanta.

Entonces vino un momento donde, en unos meses, llegaron el peor y mejor momento de su carrera.

La frustración casi lo saca de la duela, pero regresó y después se abrieron las puertas del Real Madrid

"Pues el momento más difícil, creo que fue cuando me lastimo el hombro en la NBA. Estaba yo en Atlanta, se estaba tocando la base de quedarme en NBA más años. Yo terminaba contrato ese verano y estaba con la ilusión de quedarme en Atlanta.


"Llega el paro del Juego de Estrellas, y vengo a México y cuando regreso vamos a jugar a Indiana, recuerdo, y estábamos en el partido, y hay una jugada donde forzamos, se me rompe el hombro derecho por completo y ahí fueron 15-20 días donde estuve hundido, hundido", narra.


La idea de no volver a jugar se hizo presente, pero todo dio un giro inesperado en un parpadeo. 

"Realmente no quería yo, incluso, jugar basquetbol... después volvió la ilusión. Al final por algo sucede todo, y me olvido de esos 15-20 días de los que pensaba en no jugar ya basquetbol y me vuelven las ganas.


"Me voy a la Ciudad de México, me concentré, me habían dado 9 meses para volver a jugar basquetbol, y dije ´no serán 9 meses, yo jugaré el Centrobasket que es en julio´. Imagínate, 3 de marzo que me opero, y en julio que son 4-5 meses, yo quería jugar ese Centrobasket y lo logré, y ese momento no se me va olvidar, porque todo lo que he puesto en mi cabeza lo he logrado, todo lo he logrado", apuntó Ayón.

imagen-cuerpo



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD