Escena

Deleite campirano

Tequisquiapan, Querétaro un bello lugar con pueblos mágicos rodeados de viñedos

  • Por: Reforma
  • 13 / Noviembre / 2017 -
  • COMPARTIR
Deleite campirano

Tequisquiapan, uno de los pueblos mágicos de la Ruta Arte, Queso y vino.

Tequisquiapan, Querétaro

Para sumergirse en los placeres dionisiacos con propuestas de alta calidad y sin pretensiones, hay que mirar hacia Querétaro.

Antes de partir hacia la Ruta Arte, Queso y Vino, haz espacio en la cava, la alacena y el refrigerador. Cada parada en alguna de las 26 vitivinícolas y 11 productoras de queso invita a salir cargado de recuerdos: vinos tintos elaborados con uvas Malbec o Syrah, blancos con Sauvignon Blanc y espumosos con Pinot Noir, Chardonnay y Saint Émilion. Para maridar, debes llevar quesos frescos o maduros, miel gourmet, aceites, cervezas artesanales y pan, todo elaborado en la región.

Deleite campirano

HERMOSAS RUTAS

Los senderos de esta ruta llevan a los pueblos mágicos Bernal, Cadereyta y Tequisquiapan y por paisajes que cambian con cada estación.

En otoño e invierno, las parras están podadas, pero los cielos despejados presumen un azul intenso y atardeceres que pintan de dorado el campo. En primavera, los viñedos reverdecen, y en verano las uvas están listas para la vendimia, entre agosto y septiembre.

Deleite campirano

El encanto de la Ruta Arte, Queso y Vino.

TURISMO EN AUGE

“Es un turismo en auge, que viene creciendo, como pasó en Valle de Guadalupe”, considera Anthony Lozano, quien llegó a San Juanito en familia por un buen vino. “Lo que falta es comida: no hay una industria restaurantera”.

Entre las queserías destaca Bocanegra Cava de Quesos, cuyo espacio de maduración bajo tierra abre el apetito con los aromas de quesos como el trapola o el racle- tte ahumado. En Quesos VAI, además de conocer el proceso de producción, los visitantes conviven de cerca con vacas, becerros y borregos.

Una ruta que seduce a quienes disfrutan los días al aire libre, con tardes cálidas y noches frías.

Deleite campirano

Los viajeros de inmediato se contagian con los placeres de una vida más relajada.

DONDE TODO COMIENZA

“Tequis”, como le llaman de cariño sus habitantes, se considera la puerta de entrada a esta ruta queretana y se le conoce por sus balnearios de aguas termales y porque aquí se puede contemplar el amanecer a bordo de un globo aerostático.

Para Laura Ugalde, propietaria de El Tejabán -un restaurante de cocina mexicana con casi 30 años en funcionamiento-, lo que hace especial a este Pueblo Mágico es que su gente es cálida y disfruta convivir en grupo.

Una convivencia así, en familia, se percibe al caminar por la Plaza Miguel Hidalgo, el corazón del pueblo: algunos beben vino en copas mientras escuchan un trío, las familias con niños pequeños pasean en el trenecito que pasa frente a la Parroquia Santa María de la Asunción, un grupo de extranjeros se reúne en torno a un mariachi y otros adquieren artesanías elaboradas en mimbre, las más tradicionales de este destino.

Un recorrido a bordo del tranvía turístico lleva a conocer los puntos más emblemáticos del pueblo, entre ellos el monumento que marca el centro geográfico del País de acuerdo con un decreto establecido en 1916, el Mercado Artesanal Telésforo Trejo Uribe o el Parque La Pila, un buen espacio para andar en bici.

En busca de una experiencia auténtica, los de “Tequis” recomiendan acudir a la antigua Estación Bernal y esperar a que caiga el sol. 

 Deleite campirano

En Quesos VAI, conoces el proceso de producción.



DEJA TU COMENTARIO
EL MAÑANA RECOMIENDA