buscar noticiasbuscar noticias

Deja Márquez estela de crisis en SRE

Una profunda crisis en la diplomacia cultural del País lleva como saldos el despido de un autor respetado por sus pares; el nombramiento de una escritora reconocida internacionalmente, pero rechazada por el ala más dura de la "4T", y la renuncia del funcionario que desencadenó los sucesos

CIUDAD DE MÉXICO

Una profunda crisis en la diplomacia cultural del País lleva como saldos el despido de un autor respetado por sus pares; el nombramiento de una escritora reconocida internacionalmente, pero rechazada por el ala más dura de la "4T", y la renuncia del funcionario que desencadenó los sucesos.

Deja Márquez estela de crisis en SRE

En el centro de la polémica se encuentra la Agregaduría de Cultura de México en España, de la que fue cesado Jorge F. Hernández el pasado 7 de agosto, acusado de actos misóginos que él niega, aunque con el trasfondo de haber criticado a un soldado de la actual Administración, Marx Arriaga, director de Materiales Educativos de la SEP. Ya removido del cargo, 9 días después fue nombrada para sustituirlo Brenda Lozano, a quien los afines del Gobierno no le perdonan haberse expresado en el pasado de forma negativa contra el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Entre acusaciones de censura, por un lado, y de no alinearse al proyecto de la "4T" por el otro, el poeta y gestor Enrique Márquez renunció este miércoles a la titularidad de la Dirección Ejecutiva de Diplomacia Cultural de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE). Márquez, quien, en sus palabras, ha compartido "anhelos, proyectos y travesías en el desierto" con el Canciller Marcelo Ebrard desde hace 39 años, ambos bajo el ala protectora de Manuel Camacho Solís, deja así el cargo en una dirección que él mismo inauguró.

En un capítulo que todavía no concluye, el funcionario se despidió con una misiva dirigida a Ebrard en la que reconoce que su interlocución con la comunidad cultural se vio mermada por las dos polémicas consecutivas. "Debido a los recientes y lamentables acontecimientos que se suscitaron por la decisión de dar por terminada la Comisión del Agregado Cultural de la Embajada de México en España, Jorge F. Hernández, y por el nombramiento de Brenda Lozano para sucederle en el cargo, considero que mis espacios de acción e interlocución con la comunidad cultural ya no son los de antes", justificó. Contactado, Márquez se comprometió este miércoles a ser entrevistado por este diario para hablar sobre su gestión, pero al cierre de la edición no volvió a contestar el teléfono. Casi en la totalidad del tiempo que despachó en el cargo, el funcionario laboró en una dirección de nueva creación que, hasta apenas el pasado 14 de junio, se oficializó por completo, con la promulgación del nuevo Reglamento Interior de la SRE.

En un caso similar al del escritor Paco Ignacio Taibo II, quien dirige una coordinación que reúne al Fondo de Cultura Económica, a las librerías Educal y a la Dirección General de Publicaciones de la Secretaría de Cultura, sin que esto se refleje en organigrama oficial alguno, tuvo carta abierta para conducir la política de diplomacia cultural del País.

Entre las acciones de Márquez en el cargo estuvo lograr que México fungiera como coordinador de la Red Iberoamericana de Diplomacia Cultural, encargo que ahora quedará en manos de su sucesor, aún por anunciarse. En una entrevista con REFORMA del pasado 9 de agosto, tras la salida de Hernández, el todavía director ejecutivo de Diplomacia Cultural destacó la importancia de dicha red. "México es coordinador de la Red Iberoamericana de Diplomacia Cultural; me toca a mí coordinarla, que es una red constituida por los 22 países que formamos Iberoamérica, encabezada por España y por México.

"Esto hace muy importante que nuestros representantes en estos 22 países estén muy presentes. Esto también lo vamos a tomar en cuenta para el momento de que hagamos las propuestas del relevo. Pero seguramente será alguien del mundo de la cultura, muy acreditado, como lo hemos hecho en esta Administración; todos los nombramientos que hemos propuesto tienen esa característica", expuso entonces. Frente a la dirección, Márquez también constituyó la figura del Consejo de Diplomacia Cultural, en el que se encuentran figuras de la talla de la bailarina Elisa Carrillo o el arquitecto Enrique Norten, además del abogado Jorge Sánchez Cordero, hermano de la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y la artista visual Laureana Toledo, hermana de la entonces subsecretaria de Diversidad Cultural, Natalia Toledo, entre muchos otros. En otra entrevista, concedida a REFORMA el 27 de julio de 2020, Márquez respondió sobre las acciones del consejo con evasivas.

"Uy, pues muchísimo, muchísimo. Hemos hecho demasiado", dijo Márquez entonces. "Lo más celebrable es que tengo un equipo bastante bueno, muy creativo, con mucha responsabilidad, y yo estoy muy satisfecho. "Y no entiendo, eso sí te lo digo, y por favor lo publicas, no entiendo la insistencia en el tema del Consejo de Diplomacia Cultural. Es un órgano absolutamente accesorio, importante, pero no tiene facultades resolutivas", expresó el funcionario antes de cortar la entrevista molesto por el cuestionamiento.

Tras el cese de Hernández, se le acusó censura; tanto en un artículo periodístico como en una entrevista televisiva, el hoy ex agregado cultural había criticado las declaraciones que expresó sobre la lectura Arriaga, señalado como cercano a la historiadora Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del Presidente.

Márquez lo negó, y en un actuación errática, en la que lanzó dos comunicados -el segundo con una corrección- y un "alcance", acusó a Hernández de referirse en términos misóginos a la Embajadora María Carmen Oñate en una cena privada.

De acuerdo con el titular de Diplomacia Cultural, el día del cese remitió al área de la Cancillería un informe que documenta lo supuestamente dicho por el escritor, quien a su vez, en una entrevista con REFORMA, negó la acusación y aseguró de que se trató de un acto de censura.

"Es producto de la estulticia, del acomodo, de la inferencia, de querer quedar bien en Palacio, o de querer quedar bien con los jefes, cortando por lo sano, y en este caso lo sano soy yo. Lo sano es leer, lo sano es escribir, dibujar y ser libres. Y por lo visto yo no entendía, o no quise entender, que siendo representante de México en el extranjero yo tenía que dejar de tener voz propia, sentido común y buen gusto, porque yo no me callo", señaló.

El subsecuente nombramiento de Lozano, su sucesora, fue celebrado por diversos sectores de la comunidad cultural, pero cuestionado por defensores del Gobierno actual, quienes le reprochan a la autora haber sido crítica de la postura de inacción del Presidente para combatir la violencia contra las mujeres y por su gestión de la cultura, además de realizar memes y comentarios humorísticos sobre su gestión. Cuestionado en su conferencia mañanera sobre este nombramiento, este miércoles López Obrador no se refirió a ella por su nombre, pero pareció ubicarla dentro del grupo de "intelectuales neoliberales".

"Está cundido el País de este pensamiento conservador, neoliberal, porque, imagínense, si nada más había dos grupos que dominaban el mundo de las letras, lo hemos dicho aquí, el de (Enrique) Krauze y el de (Héctor) Aguilar Camín" y, al final, políticamente son lo mismo", recalcó. Lozano, por su parte, no respondió a una solicitud de entrevista para hablar sobre lo ocurrido. Con su salida de la Cancillería, que se hará efectiva el 1 de septiembre, Márquez deja abierta una crisis en la dirección que inauguró.


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD