buscar noticiasbuscar noticias

Corte alemana condena a sirio por crímenes de lesa humanidad

Un tribunal alemán condenó el jueves a un exoficial de la policía secreta de Siria por crímenes de lesa humanidad por supervisar los abusos a los detenidos en un penal cerca de Damasco hace una década

Anwar Raslan es, hasta la fecha, el funcionario sirio de mayor rango en ser condenado por este delito. El fallo del histórico juicio era muy esperado por los sirios que sufrieron abusos o por quienes perdieron familiares a manos del gobierno del presidente Bashar Assad en el largo conflicto en el país.

La corte estatal de Koblenz concluyó que el acusado estaba a cargo de los interrogatorios en una instalación en la ciudad siria de Douma, conocida como Al Khatib, o Rama 251, donde se detenía a supuestos manifestantes opositores.

Corte alemana condena a sirio por crímenes de lesa humanidad

Raslan, de 58 años, fue sentenciado a cadena perpetua. Sus abogados habían pedido su absolución la semana pasada alegando que nunca torturó a nadie personalmente y que desertó a finales de 2012.

"Hoy, este veredicto es importante para todos los sirios que han sufrido y siguen sufriendo por los crímenes del gobierno de Assad", afirmó Ruham Hawash, un sobreviviente de Rama 251 que declaró en el juicio.

"Este veredicto es solo un comienzo y tenemos un largo camino por delante, pero para nosotros, los afectados, este juicio y el fallo de hoy son un paso adelante hacia la libertad, la dignidad y la justicia", agregó.

Según la fiscalía alemana, Raslan supervisó la "tortura sistemática y brutal" de más de 4.000 prisioneros entre abril de 2011 y septiembre de 2012, que resultó en la muerte de docenas de personas.

Un agente de menor rango, Eyad al-Gharib, fue condenado el año pasado por complicidad en crímenes de lesa humanidad y sentenciado a cuatro años y medio de cárcel por un tribunal de la ciudad.

Ambos hombres fueron detenidos en Alemania en 2019, años después de solicitar asilo en el país.

Las víctimas y los grupos de derechos humanos esperaban que el veredicto fuese un primer paso para encontrar justicia para un innumerable número de personas que no pudieron presentar denuncias penales funcionarios en Sira o ante la Corte Penal Internacional.

Dado que Rusia y China han bloqueados los esfuerzos para que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas remita los casos al tribunal con sede en La Haya, países como Alemania, que aplican el principio de jurisdicción universal para delitos graves, son cada vez más el escenario de este tipo de procesos, según los expertos.

"Estamos empezando a ver los frutos de un esfuerzo decidido por parte de valientes sobrevivientes, activistas y otros para conseguir que se haga justicia por las horrible atrocidades en la red de prisiones de Siria", dijo Balkees Jarrah, directora adjunta de justicia internacional en Human Rights Watch.

"El veredicto es un gran avance para las víctimas sirias y el sistema judicial alemán para romper el muro de la impunidad", añadió. "Otros países deberían seguir el ejemplo de Alemania y reforzar de forma activa los esfuerzos para perseguir los delitos graves en Siria".

El juicio es el primero de este tipo que se celebra en el mundo y otros tribunales podrían citar el fallo y las evidencias escuchadas en Koblenz, señaló Patrick Kroker, abogado del Centro Europeo de Derechos Constitucionales y Humanos. El grupo representó a 14 víctimas que, según la legislación alemana, podían participar en el proceso como codenunciantes.

Los abogados de Raslan pueden recurrir la sentencia.


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD