buscar noticiasbuscar noticias

Congreso de EEUU trabaja contrarreloj para aprobar deuda

El Congreso de Estados Unidos se reunía nuevamente el martes para debatir el levantamiento del tope de deuda de corto plazo a fin de que el gobierno pueda seguir pagando sus cuentas hasta diciembre

WASHINGTON 

El levantamiento del máximo de deuda por unos 480.000 millones de dólares fue aprobado por el Senado la semana pasada en una votación por líneas partidistas. Se espera que la cámara baja lo apruebe expeditivamente para que el presidente Joe Biden lo pueda firmar esta semana. La secretaria del Tesoro Janet Yellen ha advertido que el gobierno tiene hasta el 18 de octubre para aprobar la medida y que a partir de ahí el Tesoro no tendrá los fondos para cumplir con las obligaciones financieras.

Congreso de EEUU trabaja contrarreloj para aprobar deuda

Un default tendría graves repercusiones en los mercados financieros mundiales que dependen de la confiabilidad de la deuda pública estadounidense. Pagos rutinarios del gobierno federal a los beneficiarios del Seguro Social, veteranos discapacitados y militares activos quedarían en duda.

"Es inaceptable que nuestro país haya caído en esta situación, pero tenemos que tomar medidas inmediatas para lidiar con el límite de deuda y garantizar que la fiabilidad y el crédito de Estados Unidos permanezcan intactos", declaró el líder de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, Steny Hoyer.

Aun así, el alivio será sólo temporal y el Congreso tendrá que reconsiderar el asunto en diciembre, en momentos en que los legisladores estarán también considerando proyectos de gastos federales y tratando de evitar otro cierre del gobierno. Las demoras de fin de año plantean riesgos para ambos partidos y amenaza con dejar a Biden terminando su primer año en el cargo sumido en gran turbulencia.

La crisis actual se resolvió temporalmente cuando el líder de los republicanos en el Senado Mitch McConnell, accedió a aprobar la medida a corto plazo, pero al mismo tiempo advirtió que no lo hará de nuevo.

En una carta enviada a Biden el viernes, McConnell advirtió que los demócratas tendrán que aprobar el nuevo límite de deuda por su cuenta, utilizando un engorroso mecanismo legislativo que permite aprobar medidas con 51 de los 100 votos de la cámara alta, en vez de 60 como es común. El Senado actualmente está dividido 50-50, pero la vicepresidenta Kamala Harris tiene la facultad de votar para lograr el desempate.

En sus declaraciones sobre el límite de deuda, McConnell ha tratado de vincular el tema con los grandes proyectos de gasto público, aunque son dos partidas distintas y el tope de deuda tendría que ser levantado independientemente de si el paquete económico de 3,5 billones de dólares es aprobado o no.

"Sus partidarios en el Capitolio tienen ahora el tiempo que decían que les faltaba para resolver el asunto del tope de deuda mediante el mecanismo de reconciliación y todas las herramientas para hacerlo", declaró McConnell en su carta a Biden.

"No podrán inventarse otra crisis para pedirme ayuda", añadió.

McConnell fue uno de 11 republicanos que votaron con los demócratas para levantar el techo de deuda temporalmente.

El acuerdo para resolver el asunto, así sea temporalmente, fue abrupto. Senadores republicanos indicaron que McConnell cedió ante las amenazas de los demócratas de eliminar la regla que exige 60 votos para aprobar medidas en el Senado.


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD