buscar noticiasbuscar noticias

Comunidades en resistencia denuncian militarización y despojo de sus territorios y del agua

En su pronunciamiento final refrendaron que seguirán en "resistencia y rebeldía" ante la "simulación de los malos gobiernos"

CIUDAD DE MÉXICO

 Después de más de un año de alejarse por la pandemia de covid-19, comunidades en resistencia se reunieron hoy en la sede del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) --tomada por integrantes de la comunidad otomí de la Ciudad de México-- para denunciar los megaproyectos, la militarización y el despojo de sus territorios y del agua.

Comunidades en resistencia denuncian militarización y despojo de sus territorios y del agua

"Seguimos sufriendo los barrios y pueblos de este país el despojo, la represión, el incremento de la militarización, el asedio del crimen organizado en nuestro país y de la Guardia Nacional, el constante asedio y el sometimiento a nuestros pueblos que resisten y luchan por defender la vida", plantearon en un pronunciamiento que cerró el evento convocado por el Congreso Nacional Indígena-Consejo Indígena de Gobierno (CNI-CIG), una organización cercana al Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

Otros lectores también leyeron...

"A estos tres años de este mal gobierno no ha cambiado absolutamente nada, al contrario, se ha acentuado y agudizado el desprecio, la destrucción a nuestros territorios con consultas simuladas, asesinando a quienes luchan y defienden el territorio y a los que luchan en contra de todos los megaproyectos en el país", subrayaron.

A lo largo del día, representantes de comunidades del Istmo de Tehuantepec inconformes con el Corredor Interoceánico, indígenas opositores al Tren Maya, vecinos de las alcaldías capitalinas de Xochimilco o de Milpa Alta, activistas en lucha contra el Proyecto Integral Morelos o contra la extracción de agua de la empresa Bonafont en Puebla, así como padres de normalistas de Ayotzinapa y personas en lucha por una vivienda digna, expusieron a los demás el estado de su movilización, pues desde el arranque de la pandemia se mantuvieron aislados unos y otros.

Coincidieron en que el gobierno de la llamada Cuarta Transformación continuó con los megaproyectos e impulsó nuevos, con los que –apuntaron-- alimentó "la gentrificación, la precariedad laboral, criminalización de luchas, desapariciones, desplazamientos forzados, desaparecidos, presos políticos, asesinatos, encarcelamiento y despojo del territorio".

En su pronunciamiento final refrendaron que seguirán en "resistencia y rebeldía" ante la "simulación de los malos gobiernos".


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD