buscar noticiasbuscar noticias

Ciudad de Mission llega a acuerdo con acusador

El querellante recibió un pacto de bala en el estómago en 2017, durante un disturbio familiar

Mission, Tx.- La ciudad de Mission, y dos de sus policías, llegaron a un acuerdo con un hombre de 53 años de edad, que recibió un disparo en el estómago, luego de un disturbio registrado el 9 de enero de 2017. Steven J. Wilson, quien padece esquizofrenia, demandó a la ciudad de Mission y a los oficiales Teodoro Rodríguez Jr. y Jaime Solís, alegando uso excesivo de fuerza en su contra. 

Los abogados presentaron una notificación de acuerdo en el caso el 6 de noviembre y pidieron 30 días para intercambiar los documentos del acuerdo antes de que ambas partes planeen pedirle a un juez federal que desestime el caso. Los detalles del acuerdo no se incluyen en el expediente judicial. 

Ciudad de Mission llega a acuerdo con acusador

Los hechos tuvieron lugar cuando agentes del departamento de Policía de Mission respondieron a un llamado de la casa de los padres de Wilson, después de recibir quejas de que el hombre corría desnudo por las calles y se masturbaba en público. 

Los abogados de Wilson dicen que el sujeto tuvo un episodio de salud mental esa noche. La policía de Mission arrestó al hombre después de que se atrincherara en una habitación de la casa, esa misma noche y las autoridades alegaron que amenazó a sus padres. 

Solís, quien admitió en una declaración haber disparado a Wilson, no estaba entrenado en el uso de una escopeta con municiones no letales, pero sostuvo que el tiroteo estaba justificado porque Wilson amenazó a sus padres, a la policía, e hizo movimientos sospechoso debajo de una manta, justo antes del tiroteo. 

Rodríguez, quien era el supervisor de Solís, le había proporcionado al oficial una escopeta que se suponía debía estar cargada con municiones no letales. 

Esa arma, sin embargo, fue cargada con una ronda de municiones que se usan para ingresar a través de puertas cerradas. Rodríguez cumplió una suspensión y Solís fue reprendido por no decirle a su supervisor que no estaba capacitado en el uso del arma. 

La Policía de Mission acusó a Wilson de lascivia en público y amenaza terrorista, ambos delitos menores de clase A. Wilson se declaró culpable y fue sentenciado a 52 días de prisión, después de que se recuperó del tiroteo. Está previsto que las partes se reúnan en diciembre para finalizar el acuerdo.


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD