buscar noticiasbuscar noticias

Busca crear conciencia ecológica con reciclaje de aceite en Oaxaca

A través de Guiexhoba Tecnología Ambiental, Fernando Villalobos Pío busca crear conciencia ecológica en los habitantes de la capital oaxaqueña, recolectando aceite vegetal de uso en la ciudad de Oaxaca, para después trasladarlo a otra entidad y que sea transformado en biodiésel

OAXACA, Oax.

El proyecto, señala el emprendedor en entrevista con EL UNIVERSAL, tuvo su origen hace tres años en un colectivo establecido en la ciudad de Oaxaca, el cual se dedicaba a organizar campañas de reforestación, recolección de residuos sólidos, jornadas de esterilización de animales domésticos y recolección de aceite vegetal de uso en empresas locales.

Busca crear conciencia ecológica con reciclaje de aceite en Oaxaca

Tras el primer año, dice, hubo una gran respuesta de empresas e incluso de familias que se sumaron a la iniciativa. Pero, sin las herramientas adecuadas para que el proyecto creciera, muchos integrantes abandonaron el colectivo, incluido Fernando, quien, inspirado por sus inicios en el activismo, creó Guiexhoba Tecnología Ambiental.

Como parte de sus labores, Fernando recolecta cada 15 días de 1.5 a 2 toneladas de aceite vegetal de uso, que le es entregado en hogares, cadenas de restaurantes y establecimientos más pequeños que con esta acción desean contribuir a la conservación del medio ambiente.

"La idea es que el proyecto sea una plataforma educativa para sensibilizar, crear conciencia y empatía entre la población oaxaqueña del gran daño irreparable que ocasiona el aceite vegetal", apunta Villalobos.

Desde que la iniciativa comenzó a caminar, señala, mucha gente que participa en ella reconoce que no sabía cuánto contamina el aceite vegetal. Por ello, Guiexhoba Tecnología Ambiental complementa su tarea a través de las redes sociales, con información al respecto.

Datos de la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México, por ejemplo, señalan que un litro de aceite puede contaminar hasta 40 mil litros de agua potable; además, una vez frío se endurece y suele tapar tuberías o cañerías, lo que puede devenir en inundaciones, entre otros problemas.

Por otra parte, el biodiésel tiene múltiples aplicaciones, desde su utilización como sustituto de gasolina para vehículos automotores, hasta para la generación de electricidad.

El proceso de reciclaje

"La educación ambiental es un proceso de toda la vida. Necesitamos unirnos a este llamado para reducir nuestras huellas de carbono y evitar que avance el cambio climático", resalta.

El equipo de Guiexhoba Tecnología Ambiental acude semanalmente a los restaurantes y recolecta el aceite usado, mismo que es trasladado a una planta de biodiésel en Puebla, donde pasa por un proceso de reciclaje, tras el cual se transforma en biodiésel y jabón. De esta manera se evita que contamine mares y ríos; además de que contribuye a la economía.

"La recomendación para las familias es que no viertan en las coladeras, porque hacen daño, incluso a la tubería que se tapa, cuando el aceite se mezcla con residuos químicos y de otros tipos. A la larga, también sale caro reparar las tuberías", detalla Fernando Villalobos.

Recomienda almacenar el aceite en un bidón o recipiente cuidando que no contenga residuos de comida o agua. Después del almacenaje, las y los interesados pueden contactar al personal de Guiexhoba, para que acuda a recogerlo.

Hasta el momento, han convencido a 48 negocios de la ciudad de Oaxaca de colaborar con la iniciativa; además, algunos municipios como San Jacinto Amilpas y Magdalena Apasco, llevan a cabo campañas de recolección del aceite y lo concentran en un centro de acopio, en las oficinas municipales.

"La idea es abarcar municipios, escuelas, hogares y todos los lugares que generen estos residuos", agrega el creador de esta organización que busca conservar el medio ambiente.

Durante la pandemia, comenta, la captación de los residuos ha disminuido, pues por mucho tiempo los restaurantes dejaron de funcionar. Ante ello, Fernando reitera que es importante que las personas también se sumen desde sus hogares.

En un principio, recuerda, el proyecto era sustentado por los integrantes, con aportaciones que salían de su bolsillo; sin embargo, el aceite ahora es vendido a la planta y Guiexhoba utiliza las ganancias para comprar bidones de almacenaje y rentar espacios que funcionan como centros de acopio en Tlalixtac de Cabrera, San Felipe del Agua y San Juan Chapultepec.

"No hay ningún requisito para que alguien se sume, si alguien tiene una cafetería o un negocio o incluso desde su casa, nosotros podemos pasar a recoger el aceite, almacenado en bidones de 20 litros", detalla.

--Otras causas

Fernando dice que parte de las ganancias también se usan para pagar jornadas de esterilización de perros y gatos. Las campañas de esterilización, comenta, son parte de su propósito de crear conciencia sobre la sobrepoblación de estos animales.

Para llevar a cabo las jornadas, el equipo suscribió un acuerdo con la Facultad de Veterinaria de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), en la que se apoyan de alumnos de séptimo a décimo semestre, egresados y pasantes para llevar a cabo las esterilizaciones; además, las campañas se hacen en colaboración con la asociación protectora de animales Teo Tails.

La emergencia sanitaria a causa del virus Covid-19 propició una pausa en las campañas de esterilización; sin embargo, éstas se reanudarán a la brevedad, de acuerdo con Guiexhoba Tecnología Ambiental.

Además, recolectan tapitas de plástico para sumarse al apoyo de las y los niños con cáncer, así como para reducir la contaminación. El objetivo, precisa Fernando, es instalar contenedores en escuelas primarias. Hasta hoy tienen más de 3 mil tapitas, que serán entregadas en próximas fechas a alguna asociación.

Al ser cuestionado sobre la conciencia ambiental en el estado, Fernando reconoce que en estos tres años Guiexhoba ha intentado llegar a la gente, muchas veces sin éxito.

"Todas las empresas tienen la obligación de declarar cómo se deshacen de sus residuos de manejo especial, entre estos, el aceite que utilizan. Lamentablemente, sólo 5% de la población sabe que el aceite contamina", detalla.

Por esa razón, insiste, es importante que la información se difunda para que cada vez más personas estén enteradas y puedan contribuir con el medio ambiente y su preservación.

Las comisiones de medio ambiente en las escuelas primarias serán contactadas por la iniciativa para que tengan la información necesaria, comiencen a recolectar sus tapas y aceite vegetal, agrega.

"La educación ambiental es importante desde la infancia, pues nos hace falta muchísimo", finalizó.


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD