buscar noticiasbuscar noticias

Aporta 4T evidencias para hundir a Genaro García Luna

Todo un alud de evidencias que engrosan un expediente de más de 189 mil páginas y que incluye registros financieros, videos y comunicaciones

Washington.

Aporta 4T evidencias para hundir a Genaro García Luna

El Departamento de Justicia de Estados Unidos actualizó las acusaciones por narcotráfico que imputa a Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública durante la administración de Felipe Calderón. Se apoyó para ello en un alud de evidencias que engrosan un expediente de más de 189 mil páginas y que incluye registros financieros, videos y comunicaciones que le fueron interceptadas.

Una parte de esas evidencias las entregó el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en virtud del Tratado de Asistencia Legal Mutua (TALM).  Apoyados en dichas evidencias, los fiscales pretenden forzar una negociación con García Luna para que acepte ser un “testigo cooperante” que a su vez incrimine a sus cómplices coludidos con el Cártel de Sinaloa.

De hecho, la declaración de “no culpable” que hizo García Luna en relación con los cinco cargos que le imputa el gobierno de Estados Unidos –que lo acusa de narcotráfico y de mentir a una agencia federal migratoria– es un trámite formal y parte de la negociación de un acuerdo jurídico.

En la audiencia virtual del miércoles 7 en la Corte Federal del Distrito Este en Brooklyn, Nueva York, el exsecretario de Seguridad Pública de México se acogió al derecho de presunción de inocencia que el gobierno estadunidense estaría dispuesto a rebatir.

La sesión preparatoria del juicio a García Luna, presidida por el juez federal Brian Cogan, actualizó los delitos que le imputa Estados Unidos al amigo, asesor y mano derecha de Felipe Calderón en la lucha militarizada contra el narcotráfico.

Cogan leyó a García Luna los cinco cargos que enfrenta, ya estipulados y actualizados en el expediente criminal develado el 30 de julio pasado con el que el Departamento de Justicia reemplazó al encausamiento original por el cual fue detenido el pasado 9 de diciembre.

La actualización de los cargos colude a García Luna en asociación delictiva de narcotráfico con otros dos alfiles del gobierno calderonista: Luis Cárdenas Palomino y Ramón Pequeño García.

Debido a las restricciones sanitarias generadas por la pandemia de covid-19, César de Castro, abogado de oficio de García Luna, no ha podido revisar el expediente físicamente al lado de su cliente.

En una carta del viernes 2 enviada a la Corte por parte de los fiscales a cargo del caso, el Departamento de Justicia informa que tan sólo entre el 19 de agosto y el 29 de septiembre de este año recopilaron más de 35 mil páginas de evidencias nuevas.

Varios de esos folios fueron entregados a los fiscales por el gobierno de México a través del Tratado de Asistencia Legal Mutua (TALM).

En cumplimiento al respeto de los derechos legales de García Luna, los fiscales federales Michael Robotti, Ryan Harris y Erin Reid han estado enviando a De Castro y a su cliente evidencias, “que no están selladas”, para que las revisen y puedan preparar la defensa en caso de que haya juicio.

“La defensa ha hecho saber que recibió la producción más reciente del descubrimiento de evidencias que constituyen por lo menos 12 mil páginas y aproximadamente mil 500 comunicaciones interceptadas”, informaron los fiscales a la Corte federal en Brooklyn.

UNA EMPRESA CRIMINAL

En la audiencia virtual preparatoria del juicio del miércoles 7, el juez dio a conocer que ahora ya se podrán reunir físicamente al exsecretario de Seguridad Pública García Luna y su abogado en el Centro de Detención Metropolitana, por lo que les dio dos meses adicionales para revisar todas las evidencias del caso.

De aquí a la celebración de la próxima audiencia de preparación de juicio que se realizaría también de forma virtual el próximo 7 de diciembre, el gobierno de los Estados Unidos está dispuesto a presentar más pruebas para sustentar los cargos que le imputan a García Luna.


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD