buscar noticiasbuscar noticias

Aniversario 95º de Reynosa, su elevación de villa a ciudad

El 1º de enero de 1927 Reynosa fue elevada a la categoría política de ciudad. El mejor registro de las festividades de ese acontecimiento quedó transmitido en el folleto conocido como “Álbum Conmemorativo de ciudad Reynosa” publicado por José Antonio Ríos Treviño. Don José tendría unos 36 años cuando se realizaron los festejos de ese año, que ocurrieron entre los días 8 y 9 de enero

Ceremonia, 9 de enero 1927. Álbum Conmemorativo.Aniversario 95º de Reynosa, su elevación de villa a ciudad

   Durante la segunda y tercera década del siglo pasado el trabajo cultural y periodístico del señor Ríos fue importante para la pequeña villa. Editó folletos de poesías, además de los periódicos “Trabajo” y “Cultura” de los años de 1924 a 1931.  Su Álbum Conmemorativo de 1927 se convirtió en el punto de referencia histórica y literaria para la nueva ciudad. Cinco ejemplares de esa edición (completas y en fragmentos) se encuentran resguardados en el archivo personal del Lic. César Humberto Isassi Cantú (segundo Cronista Municipal de Reynosa), además existen algunas copias fotostáticas en el Archivo Municipal de Reynosa (AMR).

Los festejos

 El comité de festejos estuvo dirigido por su presidente Vicente García, vice-presidente Juan Granados, secretario Juan Ochoa, tesorero Jesús Pérez, vocales Antonio Nassar, Trinidad R. Flores, Gerardo M.  Gutiérrez, Bernardo B. Sepúlveda, Dr. Manuel de la Torre Morali, Simón González, Ramón R. Cantú, Lauro Bolado, Edelmiro Rodríguez y Dr. J. Plata Tunger. El Primer Cronista Municipal de Reynosa, don Donato Palacios, cuenta en sus escritos que, Vicente García fue el mismo personaje que organizó el recibimiento y dio el discurso de bienvenida a Venustiano Carranza cuando visitó la villa en 1915.

    El programa para los eventos de los días 8 y 9 de enero de 1927 perdura en la documentación existente en el Archivo Histórico de Reynosa. En un principio se pensó que los festejos serían presididos por el Gobernador Constitucional del Estado, Lic. Emilio Portes Gil. 

Sin embargo, vino en su representación el Senador, Lic. Pedro González, el cual estuvo presente durante las festividades de Jura de la ciudad. El recibimiento se llevó a cabo en la estación del tren, en la tarde del día 8, pasando posteriormente a la plaza Hidalgo para disfrutar de una serenata que duró de 7 a 10 de la noche.

Al día siguiente los eventos comenzaron a las 10 de la mañana con la lectura del Decreto No. 259, que ascendió políticamente a Reynosa de villa a ciudad. El año anterior en Ciudad Victoria, el 24 de noviembre de 1926, el XIX Congreso Constitucional de Estado Libre y Soberano de Tamaulipas ordenó la elevación de la villa de Reynosa a la categoría de ciudad, a través de ese decreto en un artículo único, que quedó vigente a partir del 1º de enero de 1927.  La moción al cuerpo legislativo fue representada entonces por el diputado reynosense Manuel Tárrega Guevara.  Don Manuel fue gobernador interino de Tamaulipas en los meses anteriores, sustituyendo al Gobernador, Lic. Emilio Portes Gil, cuando fue requerido en la ciudad de México. Posteriormente don Manuel fue alcalde de Reynosa en la primera mitad de la década de los años de 1960.

En la fecha que se formuló el Decreto (1926), Ramón García Garza presidía el Ayuntamiento de la villa de Reynosa, pero le tocó a Francisco García Garza ser el primer alcalde cuando ésta se elevó a ciudad (1927). 

En el día 9 de enero de 1927, el Senador González develó, en el frontispicio del Palacio Municipal, una placa de bronce conmemorando la elevación a ciudad, continuando con un emotivo discurso del señor Edelmiro Rodríguez, donde sobresalían los vocablos “patria, familia y fraternidad”, seguido en la tribuna por el Dr. Manuel de la Torre Morali. La mañana terminó con un evento deportivo en la plaza principal. En diferentes lugares otras alocuciones fueron pronunciadas durante los festejos por Dolores Rodríguez, Vicente García, Profa. María B. Treviño (de la escuela del rancho El Guerreño) y Carlos González. Todas estas disertaciones pasaron a la posterioridad en el folleto del señor Ríos.  

   A las tres de la tarde se repartieron regalos a las niñas y niños de las escuelas Josefa Ortiz de Domínguez y Miguel Hidalgo.  La “Colonia de Reynosa” en McAllen obsequió a ésta última un lujoso escritorio en esas festividades. Entre los invitados de honor que asistieron a las fiestas de la Jura de la ciudad estuvieron: de Matamoros el presidente municipal Valentín Ramírez y miembros de la Cámara de Comercio; varios representantes de Laredo; de Camargo el presidente municipal Alfredo Valle y dos acompañantes.  Del lado americano asistieron los alcaldes de McAllen y Edinburg, el cónsul de México, el sheriff, el secretario y otros representantes del condado de Hidalgo, así como personas de la ciudad de Brownsville.    

Para concluir los festejos, a las 8 de la noche se llevó a cabo una velada literaria musical donde participaron las escuelas de la ciudad y la Sociedad Cooperativa conocida como “Musa Latina.” Por último, cerró las festividades el extenso discurso del señor Carlos González.

Álbum Conmemorativo de 1927

 El mencionado Álbum Conmemorativo incluye una serie de fotografías, biografías y datos de la administración pública y sociedad civil.  Las páginas del folleto van acompañadas por reseñas y fotografías del personal de la Delegación Sanitaria Federal, Aduana Fronteriza, Cámara Nacional de Comercio de Reynosa, Servicios de Ferrocarriles, Ejército Mexicano, Despepitadora Cross y personas dedicadas a la construcción. 

 También nombra al personal docente de las escuelas Hidalgo y Josefa Ortiz de Domínguez y ofrece algunas fotos de su alumnado. Entre los grupos sociales femeninos agrega al “Club Rosa” y “Club Violeta.” El impreso nos deja un número de fotografías y pequeñas biografías de personajes que forjaron el pasado inmediato de la villa y registra el entusiasmo de la naciente ciudad de Reynosa.

Reynosa estaba dividida políticamente en 18 secciones, de las cuáles de la 1 a la 3 pertenecían a la población urbana. En ese entonces la jurisdicción municipal era extensa, pues iba desde los límites de Camargo hasta la costa por la parte sur del territorio de Matamoros. Además de la ciudad, ésta incluía tres congregaciones y 182 rancherías. Faltaban algunos años para que le arrebataran a Reynosa los terrenos de los municipios de Valle Hermoso, Río Bravo y Gustavo Díaz Ordaz.  En esa época la municipalidad era parte del Distrito Norte del Estado de Tamaulipas, con una población promedio de 10,800 habitantes.  

    A petición del gobernador de Tamaulipas Emilio Portes Gil, el alcalde Francisco Garza envió una descripción gráfica del predio urbano donde se encontraba la población de la recién elevada ciudad. Dentro de su casco se estimaba que existían 5,000 habitantes. Este documento que subsiste en el Archivo Municipal ubica a Reynosa a 37 metros de altura sobre el nivel del mar. La población ocupaba ochenta manzanas de “medida común o sean 83.80 metros por lado.”   A la mayor parte del caserío se le menciona como “de relativa importancia.”   

   El documento indica que la ciudad estaba limitada al norte por el río Bravo y por el sur por la vía del Ferrocarril Nacional de México, que comunicaba a Monterrey con Matamoros. Al oriente y poniente la delimitaban terrenos comprados por particulares del antiguo ejido colonial, que englobó la villa desde 1802.   Dentro de las manzanas que se tenían asignadas había tres plazas denominadas: “Principal o Hidalgo”, la del mercado Juárez como “Zaragoza” y una tercera al suroeste de la ciudad como “Juárez” (actual Niños Héroes).  El plano del predio fue incluido posteriormente en la publicación del Álbum Conmemorativo del señor Ríos.

    El 25 de enero el alcalde Francisco Garza, a través de su secretario Francisco Velasco de la Garza, dio aviso para que se admitieran el día 1º de febrero las solicitudes para la adquisición de solares en la primera colonia de la ciudad, denominada como Bella Vista. 

La ceremonia de enero marcó el inicio de una nueva era, donde Reynosa pasó de ser una modesta villa a ser la séptima en ser elevada a ciudad en el Estado de Tamaulipas.

imagen-cuerpo

Decreto en el que se le otorga la categoría de ciudad a la entonces villa de Reynosa, 24 de noviembre de 1926.

imagen-cuerpo

Francisco García Garza era el primer alcalde cuando Reynosa se elevó a ciudad en 1927, Álbum Conmemorativo.



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD