buscar noticiasbuscar noticias

Anhela un gran adiós

Su familia y la perseverancia cobijaron a la taekwodoín para brillar en el TKD

María del Rosario Espinoza tuvo al prejuicio como su primer rival en camino a convertirse en la mejor deportista en la historia de México.

La taekwodoín recuerda que su padre fue muy criticado en La Brecha, Sinaloa, por permitirle practicar desde los 5 años la disciplina marcial, la cual era vista sólo para hombres.

Anhela un gran adiós

Diariamente, tras los estudios, María, ya con 10 años, recorría los 30 kilómetros que separan a su pueblo de Guasave, Sinaloa para entrenar. El deseo de trascender le ganaba a los estereotipos y al cansancio.

Noticia Relacionada

"De pequeña a mi papá lo criticaban mucho porque él me apoyaba en un deporte que era para hombres o en un deporte muy agresivo, pero mi papá fue muy relajado, me decía ´te gusta, hazlo´. 

"Siempre ha habido esa barrera para la mujer o nos han minimizado, pero creo que nosotras como mujeres tenemos el gran potencial de cuando tenemos algo en la cabeza, así sea lo que sea, tratamos y buscamos la manera de lograrlo.

"Para mí es muy importante el respeto, la disciplina y la perseverancia. El que una niña me vea y le pueda transmitir esos valores, creo que ella pueda llegar a cualquier objetivo con esos valores",  afirmó Espinoza a Grupo REFORMA.

María forma parte de la generación que da la cara por México en los Juegos Olímpicas, desde la primera medallista de oro Soraya Jiménez (QEPD) hasta Ana Guevara, Belem Guerrero, Paola Espinosa y Aída Román, entre otras.

"Me siento muy orgullosa de ser parte de la generación de mujeres deportistas que hemos sacado la casta por México, porque somos un referente, gente como Paola Espinosa, Paola Longoria, Aída Román, Mariana Avitia. Es importante para que se motiven otras mujeres, niñas, jovencitas, que vean que no hay imposibles, que si hay un obstáculo enfrente, lo pueden superar y llegar a cumplir sus objetivos.

"Si tienes claro qué es lo que quieres, llegas hasta el lugar donde no te imaginas. Cuando hay limitaciones, sale adelante ese deseo del mexicano, ese deseo y ganas de siempre superarse", destacó la medallista de oro en Beijing 2008, bronce en Londres 2012 y plata de Río 2016 en los +76 kilogramos.

María está a una victoria sobre Briseida Acosta de llegar a sus cuartos Juegos Olímpicos, donde sueña despedirse en el Tokio para convertirse en la primera mujer del arte marcial con 4 preseas olímpicas.

"Es un recuerdo el subir tres veces al podio, pero se quedan el deseo, las ganas de competir por México, eso me motiva.

"Quiero terminar mi ciclo como deportista, sueño con terminarlo en lo más alto del podio, todavía no tengo muy bien estructurado qué haré después, pero me quiero enfocar para cerrar lo mejor posible", admitió María.

EN SUS PALABRAS... 

María del Rosario Espinoza destaca lo que significa para ella su familia y el deporte.

TAEKWONDO

El deporte siempre lo vi como pasión, por amor a la disciplina. Para mí no había exigencia, mi papá siempre me motivaba, siempre estaba ahí atrás, pero nunca me exigieron, yo tenía esas ganas, ese deseo del taekwondo, cuando vi la posibilidad de salir adelante, era echarle ganas por ellos. Fue con el tiempo que el taekwondo me fue bendiciendo con muchas cosas".

MEDALLISTA OLÍMPICA

El sentimiento que tengo al tener una medalla olímpica es una emoción por todo el esfuerzo y sacrificio de todas las personas que construyen esa medalla, el esfuerzo de todos, el sudor de todos, el sueño de todos".

MOTIVACIÓN

Es pasión y amor a lo que hago. Sé que es complicado, sé que es fuerte, porque no sólo es físico y mental, pero al final existen esas ganas de llegar a un objetivo, de estar en unos Juegos Olímpicos, de dejar a México en lo más alto y esa es la recompensa final de tanto esfuerzo y tanto sacrificio en el alto rendimiento".

EL FUTURO

Una de las claves es siempre estar en el presente y trabajar por un objetivo. No he pensado qué voy a hacer, lo que vaya a hacer quiero que me apasione y me guste como me gusta el deporte".

¿CÓMO SE CUIDA MARÍA? 

Con 33 años, María del Rosario Espinoza se ha adaptado para darle pelea a las nuevas generaciones, siendo el trabajo mental clave en su preparación.

"Hace mucho tiempo estoy con una psiquiatra enfocada al deporte me ha ayudado muchísimo y más en este tema de pandemia, no he dejado y estoy al pie de la letra, me ha funcionado muy bien. Son tiempos complicados porque hay mucha ansiedad, pero lo atacó muy bien la psiquiatra, hay que fortalecer no sólo el cuerpo sino la mente.

"Me ha funcionado ser muy disciplinada, tanto en mi alimentación, en mi recuperación, y sobre todo la preparación física nunca la he dejado. Hago mis 3 comidas, mis colaciones, suplementos, vitaminas, eso es de cajón. Después de cada entrenamiento me recupero, para mí es muy importante estirarme, duermo temprano y muy importante descansar mínimo 8 horas. Trato de meditar para sentirme bien y hasta el momento me ha funcionado muy bien", comentó Espinoza.

imagen-cuerpo


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD