Vive Campestrini una mala pasada

Ciudad de México

La vida parece haberle jugado una mala pasada al arquero argentino Christian Campestrini.

Hace unas semanas, el veterano de 37 años se negó a aceptar una oferta de renovación de Dorados porque Diego Armando Maradona le ofreció ser el titular en el Dinamo Brest de Bielorrusia.

Hoy, el ex del Puebla ve con confusión cómo el pase a Europa se ha diluido y al mismo tiempo "Pelusa" está entrenando al equipo del que él salió.

"Después de que terminaron los seis meses de contrato con Dorados, la gente de Dorados tenía toda la predisposición de renovar un año más.

Yo vuelvo para Argentina y ya era por ahí del 6 o 7 de junio, justo en los días del Draft. Diego (Maradona) me llama el 6 de junio y me convoca para su equipo en Dinamo Brest, en Bielorrusia y me manifiesta audio tras audio que voy a ser su arquero. Estaba todo hablado de palabra, durante tres meses él me pidió que confiara en él.

"Después, desgraciadamente él (Maradona) llega a Dorados, a mitad del campeonato, al equipo donde yo había tenido la suerte de ser el capitán, de estar bien, y no decido renovar por aceptar ese nuevo desafío en el equipo donde él iba a ser el presidente.

Pero lamentablemente el rumbo fue diferente", le comenta Campestrini a Grupo REFORMA en entrevista.

Con apenas 5 días para hallar equipo, Campestrini no pierde la fe de poder continuar su carrera a pesar de lo ocurrido este verano.

"Yo sigo entrenando, me siento en mi mejor momento y óptimo para lograr cosas. La edad solamente es un número. Pero yo amo y mi vida es el arco, así que voy a seguir", dice.