Una oleada de escándalos sacuden a Iglesia Católica

Obispo de Dallas pide a Papa convoque a sínodo por los casos denunciados

Noticias Relacionadas

    San Antonio, Tx.

    El obispo de Dallas, Edward J. Burns, pidió al Papa Francisco que convoque a un sínodo mundial de católicos, tras la más reciente oleada de escándalos de abuso sexual que sacudió a la iglesia católica en Estados Unidos y en el mundo.

    En una carta enviada al pontífice, Burns expuso que la crisis que han provocado los casos de abuso sexual por parte de religiosos, que ha plagado a la iglesia durante años, demanda ser atendida con urgencia.

    "Todos estos problemas se están desarrollando a nivel local, nacional e internacional (...) si vamos a ver este asunto de frente, tenemos que mirarlo juntos", consideró.

    La convocatoria a un sínodo es inusual y, por lo general, este tipo de asambleas se reserva sólo para asuntos de doctrina y administración. Es también inusitado que un obispo solicite de manera formal a un Papa que convoque a tal asamblea.

    Burns dijo a la prensa estadunidense que decidió enviar la carta al Papa después de reunirse con feligreses del norte de Texas que expresaron "sentimientos que van desde la frustración y la ira, hasta la fidelidad y la esperanza".

    Un religioso también pidió en fecha reciente un sínodo para analizar la vida y el ministerio del clero, recordó Burns.

    El obispo anunció hace un par de semanas que un sacerdote de la diócesis de Dallas era investigado por el presunto abuso sexual contra tres adolescentes hace más de una década.

    En Pensilvania, un informe de un gran jurado presentado en agosto denunció que más de 300 sacerdotes en seis diócesis habían abusado de más de mil niños en los últimos 70 años, y que un grupo de obispos lo había ocultado.

    En los últimos días, ha habido llamados para que el Papa Francisco renuncie, tras las acusaciones de un arzobispo que dijo que el pontífice, sus predecesores y otros en la jerarquía eclesiástica sabían de la conducta sexual inapropiada del cardenal Theodore McCarrick, el arzobispo de Washington, años antes de que se hiciera público.

    En su solicitud para el sínodo, Burns señaló escándalos de abusos cometidos por clérigos en la diócesis de Dallas, y "una reciente revelación de uno de los nuestros que ha dañado terriblemente su parroquia y ha huido", en referencia a las acusaciones contra el reverendo Edmundo Paredes de la iglesia católica Santa Cecilia, en Dallas.

    En la carta, Burns sugirió que el sínodo cubra "el cuidado de la protección de los niños y los vulnerables, alcance a las víctimas", y el estilo de vida del clero.