Tras ataque suicida en Afganistán, reportan 32 muertos

Al menos 32 personas murieron y 128 resultaron heridas, por un ataque suicida ocurrido este martes contra una manifestación para pedir el despido de un comandante de la Policía en la provincia de Nangarhar, en el este de Afganistán

Kabul, Afganistán.

El portavoz del Departamento de Salud Pública de Nangarhar, Inamullah Myakhil, confirmó el balance de víctimas, entre las que se encuentran varios menores, y detalló que los heridos fueron ingresados a varios hospitales y centros de salud de la provincia.

"Estas cifras pueden variar en las próximas horas", advirtió la fuente.

La acción tuvo lugar sobre las 13:00 horas (tiempo local), cuando un insurgente suicida hizo detonar los explosivos que portaba en su chaleco en el distrito de Momand Darah, al este de la capital provincial, Jalalabad, indicó el portavoz del Gobernador de Nangarhar, Attaullah Khogyanai.

Este atentado se produjo en la carretera que une Jalalabad con el paso fronterizo de Torkham, entre Afganistán y Pakistán, cuando tenía lugar una protesta contra un comandante de la Policía local del vecino distrito de Achin.

Los talibanes rechazaron la responsabilidad del atentado en un breve comunicado de su portavoz Zabihullah Mujahid, quien precisó que la formación insurgente condena los ataques contra objetivos civiles.

También el Presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, condenó la acción al considerar que los ataques contra órganos cívicos, mezquitas, mujeres, niños y civiles son crímenes contra la humanidad, de acuerdo con un comunicado del Palacio Presidencial.

"Los enemigos del país no pueden debilitar nuestra determinación para un futuro más próspero y un Afganistán estable", concluyó el dirigente.

Este es el cuarto ataque ocurrido este martes en Nangarhar. Tres explosiones consecutivas ocurridas cerca de dos escuelas para niñas, dejó el saldo de un niño de 14 muerto y otros cuatro civiles resultaran heridos.

Dos de las detonaciones tuvieron lugar en el distrito de Behsood sobre las 7:30 horas (tiempo local), causando la muerte de un adolescente y heridas a otras tres personas, según Khogyanai.

La fuente precisó que la tercera explosión tuvo lugar en el distrito policial número tres de la capital, donde un civil sufrió heridas.

En las últimas semanas, Nangarhar, bastión del grupo yihadista autodenominado Estado Islámico desde su irrupción en el país en 2015, ha sido objeto de un gran número de atentados contra objetivos electorales, gubernamentales y civiles.

En el último ataque de envergadura, al menos 18 personas, entre ellas tres atacantes, murieron y otras 15 resultaron heridas en un asalto a finales de julio contra la sede provincial del Ministerio de Refugiados.