Temen en Nuevo León llegada de tormenta

Mantienen el monitoreo para evitar sorpresa

Monterrey, N. L.

Meteorólogos locales mantenían ayer el monitoreo de una tormenta tropical con potencial ciclónico, que golpeó las costas de Quintana Roo, ante la posibilidad de que avance en el Golfo de México e impacte el próximo fin de semana costas del sur de Texas o norte de Tamaulipas.

Se informó, que de confirmarse dicho pronóstico, aumentarían los riesgos de inundaciones en la región, donde las frecuentes e intensas lluvias ya dejaron en la capital regiomontana un acumulado de 156 milímetros.

Cabe señalar, que el promedio aquí de lluvias para el mes de septiembre es de 220 milímetros.

Las precipitaciones han empezado a recargar las tres presas nuevoleonesas, Cerro Prieto, La Boca y El Cuchillo, que antes de los eventos meteorológicos promediaban un almacenamiento inferior al 50 por ciento.

Pero ahora, la comunidad no sólo está expectante, de que la tormenta tropical pudiera mejorar sustancialmente el nivel de los embalses, sino también de riesgos por inundación, principalmente en el norte de Nuevo León y la frontera de Tamaulipas.

El meteorólogo, David Faz, del canal de televisión 28 del Gobierno estatal dijo, que el canal de baja presión hasta ahora sin nombre y únicamente identificado con las siglas 95L, mantenía su trayectoria hacia las costas del sur de Texas.

Refirió que aún no puede descartarse que se desvíe a la costa norte de Tamaulipas, en especial a Matamoros, debido a su errática trayectoria que alcanzaría en el noroeste del Golfo de México.

Añadió que el martes estaba por entrar a las cálidas aguas del golfo, donde existe una alta probabilidad, de que aumente su intensidad el jueves, llegue a convertirse en depresión tropical y continúe su peligrosa ruta a la costa texana, para el viernes.

"Perturbación tropical gradualmente se organiza mientras ingresa al Golfo de México; tiene 70 por ciento de potencial desarrollo en 5 días", comentó.

Reiteró que "por ahora el sistema apunta a la costa sur de Texas".

REPORTE

Por su parte, el Centro Nacional de Huracanes, con sede en Miami, Florida, emitió un reporte sobre el caso.

Indicó que el sistema de baja presión viene a sumarse a la presencia simultánea de tres huracanes en el Océano Atlántico, estos últimos sin afectación directa para territorio mexicano.

Agregó que "un área no tropical de baja presión se pronostica que se forme a lo largo de una vaguada de baja presión localizada sobre el noreste del Océano Atlántico".

Estimó que "las condiciones ambientales están conducentes para algún desarrollo, y una depresión tropical o subtropical pudiera formarse para finales de la semana mientras la baja presión serpentee el noreste del Atlántico".