Sufre robo en su joyería y emprende investigación

Difunde video del ladrón y logra ubicarlo

Miguel Alemán, Tam.- La desconfianza de algunos ciudadanos y del comercio organizado en ciertas autoridades los han obligado a tratar de llegar a un acuerdo por su cuenta con presuntos ladrones que han sido sorprendidos infraganti y captados en cámaras de video, en lugar de interponer la formal denuncia.

El caso más reciente, fue el que se registró la tarde del domingo, cuando un jovencito de nombre Roel N, de 16 años de edad, entró a la joyería "Topacio" propiedad del comerciante Jorge de León, quien sufrió el robo de una costosa cadena de oro con valor estimado en más de mil dólares.

La negociación afectada se ubica en la avenida Hidalgo, entre las calles tercera y cuarta de la zona centro, la cual tiene sistema interno de seguridad con varias cámaras de vigilancia en circuito cerrado.

Poco después del mediodía, llegó el joven en cuestión y le solicitó al dueño del local que le mostrara una prenda de oro, la cual era una costosa cadena y después de varios minutos de plática y ya con la joya en sus manos, salió para emprender su huida.

Ante esto, el afectado salió corriendo del negocio para tratar de darle alcance, pero le fue prácticamente imposible, pues el joven ya le llevaba delantera y se le perdió de vista varias cuadras más delante, pues al parecer se refugió con unos familiares que viven en unos departamentos frente a la primaria "16 de Febrero".

Ante esto, el afectado se dio a la tarea de revisar los videos de las cámaras y emprender una intensa investigación por su cuenta a través de las redes sociales, ofreciendo incluso una recompensa a quien le brindara información para poder identificar plenamente al joven.

Para esto, también se difundió uno de los videos de las cámaras de vigilancia para poder solicitar la colaboración de la ciudadanía en general, el cual fue compartido entre amistades y conocidos.

Poco a poco y durante el transcurso de las primeras 36 horas, el comerciante logró obtener datos fidedignos que le permitieron establecer que el sospechoso hasta había publicado en una red social una fotografía personal con la joya en el cuello, haciendo alarde de su hazaña.

Después, el joyero pudo ponerse en contacto con amistades en común, quienes se ofrecieron y sirvieron de enlace para poder poner al tanto de la situación a la familia.

Por su parte, la madre del menor terminó por enterarse del abuso cometido por su hijo, por lo que tuvo que dar la cara y responder ante el comerciante afectado, presentándose la tarde del lunes en el establecimiento para poder regresar la prenda de oro, justo minutos antes de que se interpusiera la formal denuncia.


FELONÍA. Roel N presumió la cadena.