Reiteran llamado a cuidar mascotas

Regional.- Las cálidas temperaturas que se han dejado sentir en la Comarca Ribereña, son un factor para que los perros y gatos que no están bien hidratados o quedan expuestos al sol por tiempos prolongados, puedan ser atacados por el virus de la rabia o bien puedan perecer por deshidratación.

Por tal motivo, diversas dependencias de la Secretaria de Salud, recomiendan a los propietarios de perros y gatos u alguna otra mascota, que les apliquen cuanto antes las vacunas preventivas o antirrábicas.

Tentativamente durante los días de canícula se llevará a cabo una campaña de vacunación antirrábica, por lo que se invita a los amos de sus mascotas que estén atentos ante esa iniciativa.

Es importante también que no se atengan a la campaña, es mejor si los vacunan por su propia cuenta, porque además se ser más rápido, su mascota quedaría ya protegida contra ese virus mortal.

El objetivo es prevenir posibles casos de hidrofobia en la región.

Sin embargo, para que esa campaña sea exitosa, es fundamental la participación de las personas, pues se debe solicitar a los representantes del sector salud o del departamento antirrábico, la vacuna contra la rabia.

-

GOLPE DE CALOR 

El golpe de calor no solo afecta a las personas si no que también perjudica a las mascotas. De hecho hasta los perros atléticos habituados a las altas temperaturas pueden sufrir trastornos, cuando no se toman las precauciones que exigen los días veraniegos cargados de sol y humedad.

En las campañas habituales para alertar sobre los riesgo del golpe de calor en niños y ancianos se ha demostrado, una y otra vez, que en un día de 40 grados centígrados se necesitan de tan solo 10 minutos para que el interior de un automóvil estacionado bajo el sol suba a 48 grados y a los 30 minutos haya alcanzado los 52 grados.

En la región es muy común ver a numerosas personas que traen paseando a sus mascotas en automóviles y cuando llegan a una tienda de conveniencia o algún otro mandado la mayoría deja a sus mascotas en el carro y solo bajan un poco la ventana lo que para el punto de vista de los veterinarios, esa no es una buena idea.

Algunas personas creen que al dejar las ventanas parcialmente abiertas la temperatura del vehículo no subirá, pero esto no es cierto. La temperatura sube igualmente poniendo en peligro la vida de los perros, gatos u otro animal.

Es importante que las personas no se tomen a la ligera los peligros a los que las mascotas se enfrentan día con día.

Las macotas están en riesgo constante, pues cuando llega el invierno los perros principalmente pueden sufrir de ´el moquillo´, y en verano normalmente en la canícula pueden enfermarse de rabia.

En esta temporada del año, a lo que los perros, gatos u otras mascotas se enfrentan es un golpe de calor, deshidratación o a la temible rabia.

Aunque hasta el momento y desde hace mucho tiempo no se ha registrado ningún caso de rabia en mascotas, hay que estar prevenidos, pues dicho virus también puede contagiarse a las personas.