Reforzarán prevención contra niños quemados

Tratan de evitar que más niños sufran por esta afectación

La fundación  "Rigoberto Garza Cantú" se pronunció a favor del reforzamiento de programas preventivos que eviten que más niños sufran de quemaduras, luego de asegurar que el 60 por ciento de estos pacientes resultaron afectados por líquidos calientes.

La presidenta de dicha fundación en Reynosa, Sonia Faz de Garza Cantú refirió que durante los últimos años, han canalizado de urgencia a 27 menores al hospital Shriners, ubicado en la ciudad de Galveston, Texas para su atención especializada.

La entrevistada mencionó que uno de los objetivos de la Fundación "Rigoberto Garza Cantú" es apoyar a niños que por diversas circunstancias resultan con quemaduras, a quienes canalizan a los hospitales correspondientes para que reciban atención especializada.

Señaló que la Fundación "Rigoberto Garza Cantú" trabaja en colaboración con la fundación Michou y Mau, misma que cuenta con casi dos décadas de trabajo y experiencia.

Reconoció la falta de cultura preventiva en los hogares, escuelas y empresas que permitan evitar accidentes con saldos de personas quemadas.

"Nos apoyamos con escuelas y universidades de Reynosa, pero aún falta mucho por hacer en materia preventiva" dijo.

Sonia Faz precisó la necesidad de difundir campañas preventivas a través de las cuales se eduque a la población sobre los riesgos que implican muchos artículos como son cerillos, encendedores, conexiones eléctricas, veladoras entre otros artículos que pueden ocasionar un incendio.

"Nunca serán suficientes los médicos y los hospitales sino no aprendemos como evitar quemarnos, por eso es necesario estar en campaña preventiva permanente, para que los niños aprendan a prevenir este tipo de accidentes y no se quemen" dijo.

Destacó y agradeció  la importancia de contar con el apoyo del gobierno estatal  para brindar atención a los menores que resultan con quemaduras así como de organismos altruistas que se unen a esta labor.

Expuso que los traslados de los niños quemados al vecino estado de Texas cuestan en promedio unos 220 mil pesos, cantidad que la mayoría de los pacientes no pueden cubrir y es ahí donde interviene el gobierno y el DIF estatal.

"En el hospital de Galveston, Texas reciben a los niños y los atienden de forma gratuita hasta los 21 años pero nosotros nos encargamos de cubrir el costo del traslado del menor afectado" dijo.

Reitero la necesidad de incrementar las medidas preventivas y los cuidados en el hogar, principalmente, ya que es ahí donde el mayor porcentaje de los menores resultan afectados.

Ejemplifico el caso de una familia, que mientras su hijo menor dormía, empezaron a cocinar carnitas, no se percataron que el niño se despertó y salió a buscarlos, acción en la que tropezó con la olla de la comida y se quemó con aceite hirviendo.

Finalmente exhortó a la comunidad en general a extremar cuidados y evitar ser parte de las estadísticas que colocan a Reynosa en primer lugar en el estado en incidencia de niños quemados.