Recibe 35 años de cárcel por matar a su abuelito

A golpes y puñaladas, adicto a drogas y alcohol terminó con la vida del octogenario

Un individuo adicto al alcohol y las drogas que en marzo del 2013 asesinara a golpes y puñaladas a su abuelo de 83 años, fue sentenciado dentro del proceso 92/2016 a 35 años de prisión y condenado a la reparación del daño.

Omar Cerroblanco Calderón (a) "El Oyuki", quien tras de haber estado ingiriendo bebidas embriagantes con su padre y sus hermanos, esperó que éstos se durmieran para ir hasta la habitación de su abuelo José Guadalupe Coyote Sandoval, a quien asesinó a golpes y puñaladas.

El sujeto tratando de eludir la responsabilidad huyó y aparentó desconocer lo sucedido, solo que dejó una serie de evidencias que lo hundieron  y dieron origen a la orden de aprehensión que se cumplimentó posteriormente.

Luego de una serie de alegatos la defensa del individuo pretendió hacerlo aparecer como inocente, pero agentes investigadores aportaron ante el Ministerio Público las pruebas suficientes, independientemente de que la misma familia del Oyuki aportó datos a través de los cuales dejaron constancia de que éste había sido el autor del asesinato del octogenario.

El cuerpo de Coyote Sandoval fue encontrado en su cuarto tirado en el suelo sobre un enorme charco de sangre.

Hubo necesidad de abrir varias líneas de investigación, una de las cuales apuntó directamente hacia Cerroblanco contra quien la PGJE formuló cargos por homicidio calificado con las agravantes de ventaja y traición y había solicitado la aplicación de la pena máxima que llega hasta 50 años, pero el juez consideró justo imponerle una sentencia de 35 años y condenarlo al pago de  114, 851 pesos con 52 centavos, por concepto de indemnización por muerte, gastos funerarios y daño moral.