Pide apostar por el cine nacional

Carlos Carrera toca temáticas complejas en ´Ana y Bruno´

Ciudad de México.- Más de diez años pasaron para que la cinta animada "Ana y Bruno" viera la luz, pero esto no disminuyó las ganas de su elenco y de Carlos Carrera, su director, para verla en salas de cine.

En entrevista, él, Regina Orozco y Marina de Tavira, quienes prestan sus voces a dos personajes, agradecieron haber trabajado en este proyecto y lo que el realizador les permitió hacer al prestar sus voces. 

"Fue muy interesante el trabajo de Carlos en términos de dirección actoral porque había que abordar la situación con seriedad, pero también el trabajo de modulación para que al final sea la voz de un personaje de animación y sin que pierda la situación", explicó De Tavira, quien en la cinta da vida a Carmen, la madre de la protagonista.

-

LA HISTORIA

En la cinta se abordan temas profundos como la familia, la tristeza y lo que pasa dentro de la cabeza de las personas. También cuenta con toques de comedia como Rosi, una elefante simpática y celosa a quien dio vida Regina Orozco.

Para la cantante fue divertido ese papel que sale de lo convencional.

"Molestar a una niñita, sólo en animación, si no me meten a la cárcel. Imagínate que en la vida real me pusiera celosa por una niñita, ¿no? Es un encanto mi personaje, un bombonzote lleno de rencor y celos".

-

LA IMPORTANCIA DE LOS ANIMADORES MEXICANOS

Carlos Carrera explicó sobre el tiempo que tardó en realizarse el filme, la cantidad de inversionistas involucrados y las más de 70 fuentes distintas.

"Esto es una clara señal de que hace falta creer en el talento nacional y sus visiones. Tenemos grandes animadores, después contamos con la colaboración de un estudio en la India pero al principio el núcleo creativo de la película fueron artistas mexicanos y un alemán colado por ahí. Pero sí es talento mexicano". 

El director señaló que muchos de los que empezaron trabajando en "Ana y Bruno" ahora trabajan en estudios de Londres, Australia, Canadá y hasta en Japón.

"Puedes trabajar con equipos de todo el mundo, pero en este caso resultó que sí hay talento mexicano. Hay muchas escuelas ya, muchos jóvenes que ya se están incorporando a los estudios que existen como Ánima, Huevo Cartoon y lo que hay que hacer es asegurar el paquete de dinero para llevar a buen término las películas desde el principio y se pueda empezar a compactar el tiempo de realización de una película. La animación siempre se lleva tiempo, no hay animación que se haga rápido nunca. Hay que esperar a que existan inversionistas valientes y que apuesten en un proyecto que van a ver dentro de tres años o más", expresó. 

Carrera espera que la película funcione bien y le guste mucho al público por el contenido humano que maneja.

"El cine para eso es, para abrirnos ventanas para la imaginación, hacia otros mundos y para enseñarnos cosas de la vida que te hacen reír, llorar y espero que le vaya muy bien", finalizó.