Paran escuelas y centros de salud por violencia, en Guerrero

El restablecimiento de las clases y de los servicios médicos dependerá de que la zona se tranquilice y que el Gobierno garantice seguridad

Chilpancingo, México.- Tras los hechos de violencia que dejaron un policía muerto y seis vehículos incendiados en comunidades de la Sierra de Guerrero, el Alcalde perredista de Eduardo Neri, Pablo Higuera, afirmó que las clases en las escuelas y el servicio de salud en esas demarcaciones están suspendidas.

Escuelas y centros de salud, dijo el Edil, están cerrados en las comunidades de La Laguna, El Miraval y Xochipala, en el Municipio de Eduardo Neri.

Pero el Hospital Básico Comunitario de la localidad de Filo de Caballos, en el Municipio de Leonardo Bravo, tampoco hay servicio médico desde hace una semana, ya que los médicos y enfermeras no quieren acudir a trabajar.

El restablecimiento de las clases y de los servicios médicos dependerá de que la zona se tranquilice y que el Gobierno garantice seguridad, dijo.

Higuera reconoció que luego de los hechos violentos del miércoles pasado en La Laguna, hay presencia del Ejército mexicano y de las Policías Estatal y Federal.

Un grupo de unos 50 hombres armados atacaron el cuartel de la Policía Rural Estatal, lo que dejó un agente muerto y cinco heridos.

Además seis vehículos fueron incendiados y atravesados en la carretera que conduce a Tlacotepec.

Pese a la presencia de las fuerzas de seguridad, hombres armados dispararon este domingo desde los cerros contra varias comunidades de la Sierra, sin que hubiera personas lesionadas o fallecidas.

Los disparos fueron reportados en las comunidades de Puentecillas, Corralitos y La Laguna, las dos primeras pertenecientes al Municipio de Leonardo Bravo y la tercera al de Eduardo Neri, confirmó el vocero del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia.

El funcionario mencionó que este domingo, fuerzas federales y estatales detuvieron a tres hombres, uno de ellos de 18 años de edad, que portaban armas de grueso calibre en las inmediaciones de Puentecillas.

Los tres individuos estaban parapetados adentro de un pozo y cuando llegaron los agentes no opusieron resistencia y se entregaron.

Se trata de Isidro "N", de 18 años de edad y quien portaba un fusil AR-15 y chaleco antibalas; Alan "N", de 25 años, con un rifle Panther, y Arturo "N", de 28 años, con un fusil AK-47.