´Nunca hice daño a nadie´, dice candidato apuñalado

Río de Janeiro, Brasil

El candidato de extrema derecha y líder en las encuestas para las elecciones en Brasil, Jair Bolsonaro, aseguró que "nunca hizo daño a nadie", tras ser apuñalado la víspera durante un acto de campaña en la ciudad de Juiz de Fora, en el estado de Minas Gerais, en el centro del país.

Bolsonaro, de 63 años, grabó un video desde la unidad de cuidados intensivos del hospital en Juiz de Fora, donde fue operado tras el atentado, y poco después fue transferido a Sao Paulo ayer por la mañana.

Acompañado por su hijo, Flavio Bolsonaro, candidato a senador, y por miembros de su formación, el Partido Social Liberal (PSL), este exmilitar y diputado de controvertidas posturas políticas aparece en el video levantando el pulgar y, con una dicción lenta, agradece a Brasil y dijo: "nunca hice daño a nadie".

Uno de sus hijos reveló este viernes, feriado en Brasil por ser el Día de la Independencia, que "la evolución del cuadro es muy buena" y sobrevivió por la "fuerza física" de Bolsonaro, que supera el metro ochenta y cinco de altura.

"Perdió dos litros de sangre en el atentado", dijo.

Bolsonaro, líder con 22 por ciento en los sondeos tras la inhabilitación de Luiz Inácio Lula da Silva la semana pasada, fue atacado por un hombre de 40 años que fue detenido por la policía y que, según las primeras informaciones, dijo haberlo hecho por "cuestiones personales", mientras las fuerzas de seguridad buscan cómplices.

El ataque, que dio la vuelta al mundo y generó estupefacción en plena campaña electoral, fue registrado por varios videos de celulares y por fotógrafos, pues se llevaba a cabo un acto de campaña en Juiz de Fora cuando se produjo.

Intervenido de urgencia por la perforación en el intestino, Bolsonaro logró ser estabilizado y este viernes por la mañana fue transferido hasta Sao Pualo, donde será internado en el Hospital Albert Einstein, uno de los de referencia de la capital económica de Brasil.

Tras el atentado, los candidatos a la Presidencia anunciaron la interrupción de la campaña política, mientras las primeras informaciones indican que Bolsonaro deberá permanecer entre siete y 10 días en el hospital.