Niegan pasaportes por simple sospecha

Incrementan los requerimientos para los latinos que solicitaban la renovación del documento

Condado Webb.- Al recibir quejas de ciudadanos residentes del sur de Texas a quienes se les negó el pasaporte americano por sospechas de ciudadanía fraudulenta, el congresista Henry Cuéllar ya toma cartas en el asunto.

La semana pasada abogados al sur de Texas encendieron la alarma de alerta al denunciar una tendencia del gobierno federal de negarles la renovación de su pasaporte a los latinos. La práctica no es nueva. Sin embargo, un reporte publicado este jueves por The Washington Post recoge testimonios de los abogados que afirman que el tipo de incidentes en que ciudadanos americanos nacidos en territorio estadounidense a quienes se les niega la renovación de dicho documento, va en aumento en dicha zona, en especial en la franja fronteriza con México. Al parecer, el gobierno incrementó los requerimientos para los latinos que solicitaban la renovación del pasaporte azul desde 2009. Sin embargo, desde el inicio de la administración del presidente Donald Trump los funcionarios gubernamentales comenzaron a exigir más y más pruebas de nacimiento en el territorio, según alegan diversas fuentes.

"En la parte sur de mi distrito enfrentamos un aumento en el número de fraudes de ciudadanía a lo largo de la frontera entre los Estados Unidos y México", dijo Cuéllar.

Agregó que en algunos casos los ciudadanos estadounidenses nacidos a través de una partera deben proporcionar información complementaria y documentación para recibir su pasaporte.

"Si bien esto ha sido un tema recurrente, hemos estado trabajando diligentemente para apoyar a nuestros constituyentes y brindarles los servicios y la orientación para que reciban sus pasaportes", mencionó.

Afirmó que normalmente esto se resuelve cuando un constituyente proporciona evidencia adicional que incluye vacunas y registros escolares, certificado de bautismo, estado legal de la madre en el momento del nacimiento y prueba de documentos utilizados para llegar a EU en el momento del nacimiento para otorgarles la aprobación de su documento.

"Debemos asegurarnos de seguir tomando medidas proactivas para abordar el fraude a la ciudadanía. Continuaré trabajando con mis colegas y con el Departamento de Estado para asegurar que se tome el protocolo adecuado, a fin de manejar adecuadamente los casos fraudulentos a lo largo de la frontera", declaró.