Muerde un perro a menor de 2 años en Nuevo Laredo

Cada dos días ocurre una agresión contra humanos, casi siempre menores de edad

A los 2 años y medio, el pequeño José no entiende la diferencia entre el bien y el mal, y el perro de su casa ¡menos! Quizá por esa razón el resultado es tan trágico: el animalito atacó al bebé en el rostro y le causó heridas en los labios, la nariz y sus mejillas.

El fin de semana pasado, la familia comía cuando ocurrió el ataque. El pequeño tomó una pieza de pollo y se la ofreció al perro, quizá como reacción natural, retrajo el brazo, pero el instinto del perro se impuso y lo atacó.

La reacción de José, el padre, y del abuelo fue también natural: le quitaron el perro encima al menor, y el papá golpeó a la mascota en la cara con la mano abierta.

"Sé que el animal no tiene la culpa. Actuó por instinto y sí, le di unas cachetadas, pero no pasó de eso", reconoció el padre.

Tanto el niño como el perro actuaron sin entender qué es malo o qué es bueno, pero lo que para las familias, especialmente la del pequeño, sí es muy criticable es la desorganización del Sector Salud.

El padre llevó a su bebé al Hospital General, pero lo regresaron al Módulo de Salud del Parque Industrial Longoria. Ahí no había vacunas para aplicarla de acuerdo con el protocolo de estos casos.

"La doctora que me atendió aquí en la unidad me dijo que no tenían desde hace dos meses la vacuna y que debieron cocerle la herida, pero la verdad no me lo dijo el doctor que lo atendió la primera vez, sólo me dijo que lo vacunara y no tienen la vacuna. La doctora me dijo que ya tenían dos meses sin la vacuna", dijo el padre del menor.

Las enfermeras de la unidad de salud del parque industrial confirmaron la falta de la vacuna y lo vital es que se cuente, ya que es en esta temporada de calor y cuando más agresiones se registran.

Aunque el perro cuenta con todas las vacunas, fue entregado de manera voluntaria al Centro Antirrábico para tenerlo bajo observación y corroborar que no tiene rabia.

El pequeño sólo recibirá curaciones y tratamiento para evitar alguna infección; posteriormente, si la familia quiere al animal de vuelta se les entregará una vez cumpliendo los días de vigilancia.

De acuerdo con las estadísticas de la Secretaría de Salud, en Nuevo Laredo se registra en promedio una agresión de perros a humanos cada dos días, 60 por ciento son menores de 18 años y de ellos, 40 por ciento presentan lesiones en piernas, espalda y rostro.